Miércoles, 15 de Febrero de 2012

Irán niega que haya cortado las exportaciones de petróleo a Europa

El Ministerio de Petróleo desmiente la información de la televisión iraní, que apuntaba a España, Países Bajos, Francia, Portugal, Grecia e Italia como los países afectados

PÚBLICO.ES/AGENCIAS ·15/02/2012 - 13:19h

EFE/Abedin Taherkenareh - Imagen de la dársena de Kalntari, en el mar de Omán, junto al estrecho de Ormuz, al sureste de Irán.

Un pequeño amago. Así se podría entender el anuncio realizado por la televisión estatal iraní y posteriormente desmentido por el Ministerio de Petróleo de que Teherán había suspendido las exportaciones de crudo a seis países europeos, entre ellos España.

Un portavoz del Ministerio iraní ha dejado claro a la agencia Reuters que "si se hubiera tomado una decisión de este tipo se hubiera anunciado a través del Consejo Nacional Supremo de Seguridad de Irán". Anteriormente, la cadena Press TV, que emite en inglés, había informado de que Irán había cerrado el grifo del petróleo a España, Italia, Francia, Países Bajos, Grecia y Portugal "en respuesta a las últimas sanciones impuestas por la UE contra los sectores energético y bancario de Irán".  

El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación español también ha negado que se haya cortado el suministro de petróleo procedente de Irán. El crudo iraní supone casi el 15% de las importaciones de petróleo españolas, según datos de la Corporación de Reservas Estratégicas de Productos Petrolíferos. 

El petróleo iraní supone un 15% de las importaciones de petróleo españolas

El embajador de España en el país asiático, Pedro Villena, se ha puesto en contacto con el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, y con el de Industria, José Manuel Soria, quienes están de visita en Argelia, para explicarles que el Gobierno iraní le convocó esta mañana, junto con otros embajadores europeos, para darle cuenta de las nuevas condiciones de los contratos de venta de crudo.

Los asuntos tratados en esta reunión afectan a las garantías de pago, a la duración de los contratos y a la llamada cláusula de fuerza mayor, que regula las circunstancias en las que un contrato deja de aplicarse sin que haya sanción.

Búsqueda de alternativas

Los países de la UE llegaron el pasado 23 de enero a un acuerdo para prohibir firmar nuevos contratos de petróleo con Irán y poner fin a los contratos en vigor en la actualidad a partir del próximo 1 de julio ante la decisión del régimen de Mahmud Ahmadineyad de seguir con su programa nuclear. Los embajadores permanentes lograron entonces superar las resistencias de Grecia, que recibió "garantías políticas" de sus socios para garantizar "la continuidad del suministro de petróleo".

España es uno de los países más afectados por la medida, junto a Italia y Grecia, por ser los países que más crudo iraní reciben. Clave en la búsqueda de alternativas es Arabia Saudí, el mayor exportador de crudo al mundo y socio de Irán en la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), pues el reino wahabí dispone aún de suficiente capacidad y de un producto de calidad similar al iraní.  

España confía en poder recurrir a Arabia Saudí tras el embargo a Irán

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) calcula que en total Irán estaba exportando unos 600.000 barriles diarios (bd) a Europa, que deberán ahora sustituirse con otras fuentes. Así, España confía en poder recurrir a Riad, según ha dicho el secretario de Estado español de Economía y Apoyo a la Empresa, Fernando Jiménez Latorre, al estimar que los saudíes reaccionarían con "una respuesta positiva compensadora".

Además del crudo saudí, también Irak y Rusia tienen un tipo de petróleo similar al iraní y podrían ser vendedores alternativos. Claro está que los suministros alternativos serán más caros que los actuales, no sólo porque el cambio elevará de por sí los precios, sino también por una mayor especulación a raíz del temor a una escasez en el mercado.

El posible corte de suministro iraní es visto también como parte de una escalada de un contencioso que amenaza con un conflicto bélico de consecuencias incalculables, pero que nadie duda de que llevaría al precio del crudo a batir nuevos récords históricos. Ya hoy, inmediatamente después de conocerse la noticia del teórico corte iraní, el barril del crudo Brent subió 1,5 dólares y superó los 119 dólares.