Miércoles, 15 de Febrero de 2012

Ni sabios, ni valientes

 

 

IAN GIBSON * ·15/02/2012 - 12:15h

Da la impresión, efectivamente, de que la Academia no está por la labor de cambiar el Diccionario Biográfico. De sabios es rectificar, dice el refrán español, con lo cual deduzco que nuestros académicos tan sabios no son, por muchos saberes que puedan tener. Sobre las razones que puedan tener para evitar los cambios, creo que la mayoría de académicos son conservadores, cuando no algo peor, y un conservador lo que hace es conservar, empezando con los prejuicios. A ciertos seres humanos les cuesta mucho admitir la posibilidad de haberse equivocado. Y rectificar no es sólo de sabios, sino de valientes.

Respecto a José Ignacio Wert, es evidente que un ministro de Cultura de este Gobierno sólo podría tener la postura que tiene él. Si no, no le habrían dado la cartera. Sería impensable que saliera criticando a la Academia. Su reacción ha sido absolutamente previsible, aunque debo decir, con todo, que me está decepcionando.

Mi reflexión es que estamos en plena contrarreforma y viviendo casi una réplica de lo que ocurrió en 1933, con el triunfo de la CEDA y la puesta en marcha del desmantelamiento de la legislación progresista del primer bienio. Lo más grave de todo es la negación tajante por parte de la derecha a afrontar el tema de las fosas. Un país con 130.000 asesinados por el régimen de Franco todavía en las cunetas es impresentable.

* Hispanista