Miércoles, 15 de Febrero de 2012

Bruselas exige a Rajoy recortes antes de las elecciones andaluzas

La Comisión desmiente que el Gobierno haya inflado los datos del déficit, pero le reclama que presente ya los Presupuestos para cumplir el objetivo del 4,4%. Santamaría contesta que el Ejecutivo lo va a hacer en tiempo "récord"

 

D. BASTEIRO / D. BOLLERO ·15/02/2012 - 00:38h

El comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli Rehn. REUTERS

La Comisión Europea lanzó ayer dos serias advertencias a Mariano Rajoy para que no titubee ante las medidas de austeridad. España tiene que cumplir con el objetivo de déficit para este año, que se sitúa en el 4,4%, y Rajoy no puede posponer el nuevo paquete de recortes hasta que pasen las elecciones andaluzas y asturianas, que se celebran el 25 de marzo. Olli Rehn, el comisario de Economía, pidió al presidente del Gobierno que "concrete las medidas anunciadas recientemente para restaurar la sostenibilidad fiscal y se dé prisa en la preparación de los Presupuestos de 2012 para cumplir los objetivos fiscales para este año y preparar los de 2013".

Los mensajes de Bruselas llegaron después de que, durante horas y desde por la mañana, circulara una noticia de la agencia Reuters según la cual la Comisión sospecha que España ha inflado su déficit de 2011 para poder presentar mejores números en 2012. La Comisión tardó tiempo en desmentirlo. El apremio sobre los Presupuestos se debería al malestar comunitario por la tardanza de España en elaborarlo, ya que parece que la táctica del Gobierno español es esperar a presentarlo justo después de las elecciones en Andalucía y en Asturias el 25 de marzo.

El Gobierno desmiente "rotundamente" un déficit inflado

En una rueda de prensa para presentar un informe de la Comisión, Rehn no descartó inmediatamente la información de Reuters atribuida al Ejecutivo comunitario. Según el comisario europeo, esa es una "conclusión prematura" que no toca hacer todavía, ya que no se dispone del dato oficial que tiene que facilitar el Ministerio de Economía. Su portavoz, Amadeu Altafaj, desmintió más tarde y "categóricamente" que Bruselas tenga "duda alguna sobre las cifras españolas de déficit".

Sin embargo, el daño ya estaba hecho. Desde que llegó al poder, Rajoy y su equipo han culpado del desfase de dos puntos del 6% comprometido ante la UE hasta la estimación del 8,2% a la herencia recibida del Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero. Todo ello a pesar de que Guindos ha reconocido que el desfase se debe en gran medida al gasto de las comunidades autónomas, mayoritariamente en manos del PP. Un déficit de 2011 inflado habría servido como inmejorable abono para la subida de impuestos y la reforma laboral, además de unos Presupuestos con grandes recortes, y podría difuminarse en 2012 con una fuerte bajada del déficit que el Gobierno podría anotarse como su primera gran victoria económica.

Aunque Bruselas considera injustificable la tardanza de unos Presupuestos para 2012 que sólo España no ha elaborado dentro de la Unión Europea, por el momento no pretende imponer ninguna sanción por ello. Las hipótesis de un nuevo expediente o una sanción, manejadas por la agencia anglosajona Reuters, "no se basan en hechos sino en la imaginación". "Son incorrectas y engañosas", zanjó Rehn.

La vicepresidenta: "La credibilidad de España no debe ponerse en duda"

La reacción en el Gobierno no se hizo esperar. La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, tachó de "rotundamente falsa" la información de Reuters y advirtió de que "la credibilidad de España no puede ponerse en entredicho". Además, y ante la petición de Bruselas para que España presente cuanto antes el proyecto de Presupuestos, subrayó que el Ejecutivo va a elaborar unas cuentas públicas en tres meses, "un plazo récord".

Añadió que "será la Comisión Europea la que tendrá que analizar de dónde procede esa información, pero, desde luego, ha quedado absolutamente claro y meridiano que la Comisión no comparte esas informaciones que han salido de su seno y se han desmentido rotundamente", resaltó.

Previamente, fuentes de la Moncloa habían desmentido ya "tajantemente" que el Gobierno haya inflado el déficit. El Ejecutivo está a la espera de conocer el dato definitivo pero está convencido de que este se situará por encima del 8%, dos puntos por encima de lo comprometido ante la Unión Europea, informa María Jesús Güemes. A los conservadores no les hizo ninguna gracia que, primero, se desconfiara de su palabra; segundo, que se les acusara de falsear las cuentas ante los ciudadanos y, por último, que se ponga el foco sobre España de ese modo.

Guindos tuvo que salir al paso de los rumores en su primer 'road-show'

Mientras, en Londres, el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, no empezó con buen pie su gira mundial para vender las bonanzas de las medidas económicas del Ejecutivo. Guindos hubo de improvisar ayer una rueda de prensa sin cámaras ni micrófonos permitidos en la que salió al paso de las informaciones de la citada agencia. En ella, aseguró que la Comisión Europea no está apremiando a España en su compromiso con la reducción del déficit público. Explicó que había mantenido una conversación telefónica con el comisario Olli Rehn, tras la cual podía "desmentir absolutamente" la información. El ministro apuntó que Rehn confesó no saber "de dónde ha salido la información", negando que la CE baraje medidas contra España.

Londres es la primera parada de una gira por las principales plazas de Europa, América y Asia con la que Guindos pretende explicar los tres pilares económicos del Ejecutivo hasta la fecha: la nueva ley de estabilidad presupuestaria y las reformas financiera y laboral. El objetivo es recuperar la confianza y atraer inversores. Con ese fin y apadrinado por la consejera delegada de Banco Santander Reino Unido, Ana Patricia Botín, Guindos se reunió con el ministro de Economía británico, George Osborne, y cerca de un centenar de inversores y analistas. La visita del ministro precede a la de Mariano Rajoy el martes de la semana que viene, cuando se reunirá con el primer ministro británico, David Cameron.

Las presiones de la Comisión al Gobierno del PP fueron ayer patentes, a pesar del desmentido oficial, y suponen un verdadero jarro de agua fría al área económica del Ejecutivo. Guindos ha defendido en las últimas semanas la revisión de los objetivos de déficit nada más se conozcan las nuevas previsiones de crecimiento, que reflejarán una recesión en la eurozona. Este lunes, aseguró que si los nuevos pronósticos de Bruselas, que se presentan la semana que viene, confirman el retroceso de la economía europea y española, habrá países que pidan aflojar el ritmo de reducción del déficit, con el que el Gobierno sigue virtualmente comprometido. "Si los demás países revisan sus objetivos de déficit, nosotros también lo haremos", avanzó en una entrevista con la Cadena Cope. La sugerencia fue rechazada ayer de nuevo por Bruselas.

El ministro asegura que la UE no está apremiando al país con el déficit

Reacciones a Moody's

A juicio de Guindos, el mercado ya "descontaba" la rebaja realizada anteayer por Moody's a la deuda española. Mientras, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, consideró "paradójica" y "contradictoria" la rebaja aplicada a la deuda española por las firmas de calificación, que "por un lado valoran positivamente las reformas y después determinan con su criterio lo contrario", como ha hecho Moody's.