Miércoles, 15 de Febrero de 2012

Rebelión médica contra los recortes

Los colegios de médicos llaman a los facultativos de toda España a rechazar los ajustes presupuestarios "indiscriminados" y a "denunciar", incluso ante los tribunales, su impacto en la calidad asistencial y la salud de los pacientes

ANTONIO GONZÁLEZ ·15/02/2012 - 03:51h

JOSÉ COLÓN - Protesta de los médicos del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona contra los ajustes, el pasado mes de noviembre.-

A lo largo de los últimos meses, la profesión médica ha venido mostrando su preocupación ante las consecuencias de los recortes sanitarios que están aplicando las comunidades autónomas amparándose en la crisis. Sin embargo, la preocupación ha acabado dando paso a la movilización y ayer el principal órgano de representación de la profesión, la Organización Médica Colegial (OMC), hizo un llamamiento a todos los médicos de España a "rechazar" los recortes "indiscriminados", "denunciar" sus consecuencias sobre la calidad asistencial y la salud de los pacientes, incluso ante los tribunales, y "rebelarse ante ellos".

Basándose en un manifiesto aprobado el día 28 de enero por la asamblea colegial y titulado Los médicos nos rebelamos frente a los recortes, la OMC hizo un llamamiento a los colegios autonómicos y provinciales para que, cada uno en su ámbito, lleven a cabo una labor de denuncia y oposición frontal ante las mermas de calidad, "especialmente cuando sus efectos recaen en los más pobres, débiles, ancianos, desfavorecidos e indefensos".

La organización colegial cree que no es el momento para una huelga

En el manifiesto, los colegios alertan de que el sistema sanitario pasa por una "situación crítica" que "hace difícil su funcionamiento" y que requiere que las más altas instancias políticas del país aporten "soluciones".

Un mensaje

La OMC recuerda que ha solicitado en varias ocasiones "un gran acuerdo político" para garantizar la sostenibilidad del sistema, algo que aún no se ha producido. Entretanto, lanza un mensaje a todos los facultativos españoles: "El médico debe rechazar los recortes indiscriminados, desproporcionados, denunciar sus consecuencias y rebelarse ante ellos. Los médicos estamos obligados a denunciar las deficiencias, en tanto puedan afectar a la correcta atención de los pacientes".

El sindicato médico de Catalunya reúne 70.000 firmas contra los ajustes

El presidente de la OMC, Juan José Rodríguez Sendín, explicó ayer a Público que los médicos tienen la "obligación ética" de denunciar las consecuencias de los recortes, sobre todo si estos afectan a la salud de sus pacientes, que constituyen su principal prioridad. Rodríguez Sendín admite que la situación económica es "difícil", pero critica que los ajustes se estén llevando a cabo por meros "criterios contables, sin una lógica sanitaria y sin contar con la opinión de los profesionales que van a tener que aplicarlos".

El presidente colegial considera que los facultativos deben llegar en su labor de denuncia incluso ante los tribunales, en caso de ser necesario, ya que el profesional es el que "da la cara ante el paciente" y no puede ser corresponsable de los perjuicios sobre la salud que puedan provocar los ajustes.

Poner límites

Plantarse ante los recortes es "una obligación ética", según la OMC

Rodríguez Sendín se pregunta, por otro lado, "dónde está el límite" de los recortes y alerta de que la primera consecuencia de los mismos se está mostrando ya en las listas de espera, que "están aumentando a marchas forzadas". Pero también denuncia que hay cada vez más desigualdades entre autonomías, con diferencias de hasta el 70% en gasto sanitario, y pone como ejemplo la distancia entre los 900 euros per cápita del País Valencià y los 1.500 del País Vasco.

Por otro lado, la OMC considera que "no es el momento adecuado" para una huelga, ya que podría afectar a los pacientes y, por otro lado, no es el papel de los colegios profesionales convocar una protesta de ese tipo. "Pero sí podemos denunciar, denunciar y denunciar", remacha Rodríguez Sendín, que está convencido de que con esta "lucha para preservar la calidad del sistema" se podrá al final "parar su deterioro". Desde la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) su secretario general, Patricio Martínez, tampoco ve que haya llegado el momento para convocar una huelga a escala estatal, lo que no quita para que no pueda haber paros en las autonomías como los ya celebrados en Catalunya en noviembre o la huelga de 11 días ya convocada en Castilla y León a partir del 28 de febrero.

Tras destacar el deterioro que están sufriendo los médicos en el ámbito laboral, con una caída del 20% del sueldo en sólo dos años, Martínez recuerda que CESM ya ha animado a sus afiliados a acudir a los tribunales cuando sea necesario en defensa de la calidad asistencial. Asimismo, el sindicato ha puesto en marcha un observatorio para facilitar la identificación de los problemas derivados de los ajustes.

Los sindicatos médicos han creado un observatorio para detectar problemas

En cuanto a los colegios provinciales y autonómicos, recogieron el guante de la asamblea y ayer mismo celebraron también ruedas de prensa para dejar claro que los facultativos denunciarán las deficiencias que puedan afectar a la salud de sus pacientes. En Valencia, por ejemplo, el Colegio de Médicos denunciará las "malas prácticas" de la Generalitat y animará a los sindicatos a convocar una huelga, mientras que en Galicia han pedido a la Xunta que no siga el camino emprendido por autonomías como Catalunya.

También en Valencia el Colegio de Enfermería convocará una huelga de celo y planteará a los sindicatos un paro indefinido si la Generalitat no retira el decreto para la reducción del déficit y depura responsabilidades "por la mala gestión económica realizada".

La conciencia

Los enfermeros piden a los políticos que no se limiten a poner "parches"

Mientras, en Catalunya, el principal sindicato de facultativos, Metges de Catalunya, entregó ayer 69.954 firmas en el Parlament contra los recortes en sanidad, informa João França. Los médicos empezaron a recoger firmas tanto de pacientes como de profesionales en junio y ayer las presentaron para "apelar a la conciencia de los diputados" a un día del debate de los Presupuestos, que empieza hoy.

Francesc Duch, vicepresidente de Metges de Catalunya, afirma que, según los cálculos del sindicato, los recortes representan una disminución del 11% del presupuesto sanitario, más del doble de cerca del 5% que admite Salut. El recorte se añade al que ya sufrió la sanidad pública catalana en 2011 y, en palabras de Duch, "es un disparate".

El documento plantea a los parlamentarios catalanes que pongan siempre por delante al paciente, "garantizándole una sanidad pública de calidad", que "dejen de recortar" el presupuesto y que respeten a los médicos y permitan que decidan "qué es lo mejor para la sanidad y los pacientes".

El sindicato considera que "con esta entrega culmina un año de protestas", que empezó el pasado febrero con las primeras manifestaciones. Duch afirma, en relación a las denuncias que vinculaban la muerte de pacientes a los recortes, que no quiere "hacer alarmismo", pero que "si se recorta en sanidad habrá una asistencia peor". Asimismo, denuncia que el discurso del Govern de que los recortes no afectarán a la asistencia "es una utopía". "Los recortes repercutirán sin duda en la asistencia al enfermo", sentencia.

Apoyo de la enfermería

Por último, los médicos encontraron el apoyo de los enfermeros en la defensa del sistema sanitario, como ya ha ocurrido en otras ocasiones. En Bilbao, el presidente del Consejo General de Enfermería de España, Máximo González Jurado, hizo un llamamiento a "impulsar cuanto antes un pacto de Estado" para garantizar la sostenibilidad de la sanidad.

Los enfermeros advierten de que la deuda de 15.000 millones de euros que arrastra el sistema "podría llevarlo a la quiebra". "Se hace necesario que el Estado y las comunidades se sienten con profesionales y pacientes a impulsar un pacto de Estado y dejen ya de poner parches temporales, que lo único que hacen es prolongar la agonía", concluyó.

Sin embargo, la Federación de Asociaciones en Defensa de la Sanidad Pública indicó que confía en que las denuncias de los médicos prosigan en el futuro de forma consecuente "y no se trate sólo de una cortina de humo para tapar el apoyo que muchos de ellos vienen prestando a las políticas privatizadoras".