Miércoles, 15 de Febrero de 2012

Sarkozy se ve forzado a adelantar su candidatura

Los reveses económicos y políticos trastocan el plan del presidente galo

ANDRÉS PÉREZ ·15/02/2012 - 02:11h

EFE - Nicolas Sarkozy saluda ayer al público durante su visita a una fábrica de Bourgoin-Jallieu.-

La guardia pretoriana del presidente francés, Nicolas Sarkozy, pasó ayer todo el día filtrando a la prensa que el anuncio oficial de su candidatura a la reelección era inminente e iba a "un ritmo infernal". Probablemente, llegará hoy en una comparecencia televisiva, seguida de un acto multitudinario y emotivo. No obstante, la noticia no desestabilizó a los líderes de la izquierda, el socialista François Hollande y el alterglobalista Jean-Luc Mélenchon.

El plan inicial de Sarkozy para las presidenciales del 22 de abril y el 6 de mayo consistía en esperar hasta el último minuto para anunciar su candidatura, con el objetivo de bajar a la arena lo mínimo posible. Pero demasiadas cosas se han vuelto del revés para el presidente y todas las encues-tas lo dan como perdedor. Hollande, favorito de los sondeos, pudo ayer adoptar un tono flemático: "Esto no cambia nada la situación política".

La alarma en el campo sarkozysta es grave, por lo que el presidente tuvo que renunciar a presentar su candidatura el domingo en Marsella debido a tres acontecimientos.

Primero, Moody's anuncia una perspectiva negativa para la nota de la deuda francesa. Segundo, su proyecto de instaurar una subida del IVA que él califica de "IVA social" fue desautorizado anteayer tras haber sido calificado previamente de "suicidio político" por los propios conservadores. Para ello, los diputados de derechas se ausentaron de una comisión parlamentaria para dejar que la izquierda bloqueara puntualmente el proyecto.

Tercero, y más grave, la Mesa de la Asamblea Nacional pese a la mayoría conservadora se negó ayer a sancionar a un diputado de izquierdas, el martiniqueño, independentista y mestizo Serge Letchimy. Este se había permitido comparar declaraciones del ministro sarkozysta ClaudeGuéant con el "régimen nazi", cosa que es tabú absoluto en Francia.

Al no ser sancionado, Sarkozy no puede adoptar sus típicas posturas destinadas a aparentar que es a la vez tanto ultraconservador como totalmente fiel a la República.

El candidato del Frente de Izquierdas, Jean-Luc Mélenchon, se tomó las filtraciones de los sarkozystas a broma, ironizando: "Estamos pasando unas horas de un suspense insostenible sobre si anunciará su candidatura en la planta baja o en el primer piso, por la mañana, por la tarde o por la noche".

Queda por ver si el presidente logrará invertir la curva descendente y aplastante que le persigue. Una pequeña lucecita vino ayer a encenderse en su horizonte: la democristiana ChristineButtin anunció que retira su candidatura y el centrista no independiente Hervé Morin va a hacer lo propio. Así tenemos un 0,5% y otro 1% más para Sarkozy en intenciones de voto. Menos da una piedra.