Martes, 14 de Febrero de 2012

Los kilos de más durante las Fiestas también afectan a los más activos

Reuters ·14/02/2012 - 18:31h

Por Kerry Grens

Un estudio demuestra que las personas que queman muchas calorías son tan propensas como el resto a engordar durante las Fiestas.

"La idea de que se puede regular el peso corporal con mucha actividad física carece de sustento en nuestro estudio. Eso no quiere decir que no hay que hacer ejercicio, ya que la actividad física proporciona enormes beneficios para la salud y aumenta el gasto energético", dijo Dale Schoeller, profesor de la University of Wisconsin.

En septiembre y octubre de 1999, el equipo de Schoeller determinó el tamaño corporal de 443 hombres y mujeres de mediana edad; la mayoría tenía sobrepeso. Los autores repitieron el control después de la temporada de fiestas de fin de año, en enero o febrero del 2000.

Para determinar el gasto energético diario de los participantes, el equipo aplicó al inicio del estudio un método llamado "agua doblemente marcada", que consiste en administrarles a los pacientes agua con átomos de oxígeno e hidrógeno levemente distintos a los del agua común.

A las dos semanas, el equipo analizó la cantidad de hidrógeno y oxígeno marcados eliminada por orina y estimó la cantidad de oxígeno marcado restante que el organismo había utilizado para quemar calorías.

La energía total son las calorías disponibles para que el organismo utilice a diario para dormir, mirar televisión, caminar o hacer ejercicio.

Al final del estudio, los hombres habían engordado casi 1 kilogramo (kg) y las mujeres, algo más de 0,5 kg, es decir, alrededor de un 1 por ciento más de peso.

Los participantes que más calorías diarias quemaban y los que hacían más ejercicio eran tan propensos a engordar como los que no gastaban tanta energía o eran más sedentarios.

"Pensaría que las personas con mayor actividad física estarían más protegidas del aumento de peso que el resto", dijo Susan Racette, profesora de la Facultad de Medicina de la Washington University, y que no participó del estudio.

Evidentemente, consideró Racette, los festejos, los dulces y las cenas también los afectan o podría ser también que hagan menos actividad física durante las Fiestas.

El equipo no evaluó cuánta comida habían consumido los participantes o cuánto ejercicio habían realizado durante el período evaluado.

Por ejemplo, si una cena de Acción de Gracias aporta 500 calorías, equivale a un 17 por ciento más de energía para una persona con un gasto energético diario de 3.000 calorías, pero representa un 25 por ciento de energía adicional para alguien que quema apenas 2.000 calorías.

Sin embargo, los resultados demuestran que la ecuación "no es tan sencilla", dijo Schoeller. "Esas calorías extra son un problema para todos", dijo Racette a Reuters Health.

Schoeller agregó que, para prevenir la obesidad, el estudio respalda la idea de que la alimentación, y no sólo el ejercicio, es importante. "Ambos son necesarios", finalizó.

FUENTE: American Journal of Clinical Nutrition, online 1 de febrero del 2012