Martes, 14 de Febrero de 2012

El PSOE pide que Montoro y Guindos den "el dato exacto"

Bruselas sospecha que el Gobierno de Rajoy infló las cifras de déficit, según Reuters

PÚBLICO ·14/02/2012 - 15:30h

Valeriano Gómez. EFE

El Partido Socialista exigió ayer que el Gobierno dé a conocer el "dato exacto" del déficit público de la economía española. El portavoz del grupo socialista en la Comisión de Economía del Congreso, Valeriano Gómez, exigió al Gobierno "mayor rigor y seriedad" sobre las cifras del déficit público.

El rumor de que España podría haber inflado el déficit de 2011 cayó como una bomba entre los políticos españoles ante la idea de que, como le ocurrió a Grecia, la credibilidad del país salte por los aires en los mercados financieros.

Gómez calificó esta información de "muy grave" y "trascendental" por las "importantes implicaciones que tiene en la economía".

Además, el grupo socialista en el Congreso pidió que tanto el ministro de Economía, Luis de Guindos, como el de Hacienda, Cristóbal Montoro, comparezcan en las respectivas comisiones del Congreso para informar de la estimación del déficit que está manejando el Gobierno.

El portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida, optó por la prudencia. "De momento, son puramente informaciones de prensa. Hay que esperar a ver la posición formal de la Comisión Europea y cómo lo justifica", comentó tras una reunión con los representantes de los sindicatos, que fueron mucho más duros.

Ignacio Fernández Toxo, el secretario general de CCOO, aseguró que "sería gravísimo" que el Gobierno hubiera "inflado" esos datos, pero "no para justificar una reforma laboral, sino por el daño que eso puede provocar en la economía española en su conjunto", ya que la del déficit público "es una de las informaciones más sensibles para los mercados".

Por su parte, el líder de UGT, Cándido Méndez, también pidió "cautela" hasta que se confirme o no la información, pero en cualquier caso aseguró que esa información sirvió de apoyo a las tesis de los sindicados en la reunión de ayer, en la medida en que demuestra hasta qué punto "los gobiernos están sometidos a permanente revisión" por parte de instituciones financieras y agencias de rating, "incluso aunque esas decisiones puedan ser deliberadamente erróneas".

Noticias Relacionadas