Martes, 14 de Febrero de 2012

Elena Anaya asegura que tiene ganas de volver a meterse en otra piel

EFE ·14/02/2012 - 12:32h

EFE - Elena Anaya posa para los fotógrafos en la presentación hoy en Madrid de su última película, la producción francesa "Cuenta atrás", que rodó hace dos años a las órdenes de Fred Cavayé, y que se estrena en vísperas de la entrega de los premios Goya, en los que la actriz parte como favorita por su papel en "La piel que habito", de Pedro Almodóvar.

Elena Anaya vive en una "Cuenta atrás" en la película francesa que estrena este fin de semana, pero también para una gala de los Goya en los que parte como favorita por su papel en "La piel que habito", de Pedro Almodóvar, una experiencia intensa tras la que ya tiene ganas de "meterse en otra piel".

"En este oficio suelen coincidir muchas cosas a la vez", asegura en una entrevista con Efe, haciendo memoria sobre este filme de acción que rodó hace dos años a las órdenes de Fred Cavayé, y que por fin se estrena en España, ya con la mirada puesta en la gran fiesta del cine español.

"Es un gusto que se vea en mi país el cine que ruedo fuera", explica y reconoce que su participación es más bien breve, pero se dejó seducir por un guión "muy bien escrito, con un ritmo frenético y difícil de rodar, porque no tenían ni mucho presupuesto ni muchas semanas de rodaje".

En "Cuenta atrás", Anaya interpreta a una mujer embarazada de siete meses que, pese a las recomendaciones de reposo absoluto de su ginecólogo, acaba envuelta secuestrada en medio de una trama de corrupción policial. Pese a la agresividad del filme, ella asegura que "los franceses trabajan con mucho amor y mucha devoción, con mucho respeto".

Sin embargo, dos días después de que "La piel que habito" se hiciera con el premio BAFTA de la Academia Británica al mejor filme extranjero, su vida artística sigue atravesada por el papel de Vera Cruz, esa mujer fatal por pura supervivencia que, desde Cannes el pasado mayo, no ha parado de darle alegrías.

"Estaba con mi familia, comiéndonos un cocido madrileño encantados de la vida y cuando ganó el premio (BAFTA) me alegré mucho. Los premios hacen ilusión a todo el mundo. Y allí acaba el recorrido de los premios internacionales de esta película", explica mientras se despeja la duda de si "La piel que habito" es profeta en su tierra.

"Hoy tengo el día dedicado a promocionar 'Cuenta atrás' y cerrando los preparativos de los Goya. Tengo ganas de reencontrarme con parte del equipo que hace tiempo que no veo", asegura.

"Me parece un reconocimiento muy bonito por parte de los académicos. 'La piel que habito' ha tenido reconocimiento de público sobre todo, de crítica en parte, como siempre con las películas de Pedro, y tengo mucha ilusión. Ojalá la película se lleve alguno de los dieciséis a los que opta", asegura.

Y mientras sus estilistas le ayudan a elegir el vestido que lucirá en el domingo en el Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid, ella va templando los nervios ante una posible victoria.

"No sabes el 'show' que puedo llegar a montar. En los premios Forqué (donde ofreció uno de los discursos más emotivos y enérgicos) me contuve bastante. No quiero ni pensar si gano el Goya. No sé cómo lo vivirán los demás compañeros, pero yo me pongo muy nerviosa, el corazón se me sale... es un momento de mucha emoción y mucho agradecimiento y tienes poco tiempo", reconoce.

Con el francés superado con nota en "Cuenta atrás" -ya había rodado antes "L'instict de mort" con Vincent Cassel-, con su paso por Hollywood en "Van Helsing" y su videoclip con Justin Timberlake e incluso hechos sus pinitos en finlandés sobre las tablas de un teatro en Reikiavik en la obra "Together", Elena Anaya prefiere no pensar en su futuro.

"Mi trayectoria internacional la irá marcando la vida. Estoy dispuesta a aprender todos los idiomas que haga falta", dice, apoyada en una asesora lingüística de la que habla maravillas.

Pero no solo el futuro le despreocupa, sino que también se olvida del día que es hoy. "Ni me había enterado de que era San Valentín. Me parece muy bien celebrar el amor, pero hay que celebrarlo todos los días", explica. "No llevo nada rojo, pero luego me pinto los morros", añade.

Mateo Sancho Cardiel