Martes, 14 de Febrero de 2012

El PP discrepa sobre los efectos de la reforma laboral

Cospedal subraya que servirá para crear puestos de trabajo, mientras Montoro reconoce que hacen falta más medidas para fomentar el empleo

M. J. G. / Y. G. ·14/02/2012 - 01:28h

EFE - Cospedal, ayer, en rueda de prensa en el PP.-

Hace tan sólo unos meses, el Partido Popular cargaba contra el descontrol de declaraciones del Gobierno socialista. Hoy han cambiado las tornas y son los conservadores los que, desde diferentes departamentos, se contradicen.

El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, fue el primero en reconocer en el Congreso de los Diputados que los datos del paro "empeorarán" en 2012. Fue en el marco de su comparecencia para informar sobre el Consejo Europeo. Con ello, terminó admitiendo que la reforma laboral no va a servir para nada durante este año.

Después de que esta se presentara el viernes pasado, el titular de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, la defendió afirmando que la medida es "equilibrada". Pero, en una entrevista en la Cadena SER, confesó que "la reforma laboral en sí misma no va a crear empleo". "Es una condición necesaria para crear empleo, pero necesita que vuelva a fluir el crédito bancario y que nuestras empresas vendan más y recuperen los mercados internos", explicó.

Los conservadores rechazan que su objetivo sea fomentar el despido Montoro comentó que "este año va a ser muy difícil" y que la reforma pretende "sentar las bases para la recuperación". A su juicio, para lo que sirve fundamentalmente es para parar "la sangría del desempleo en España" y actúa como "cortafuegos frente a la destrucción de empleo".

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, tiene otra opinión. Ayer, en Los Desayunos de TVE, defendió que esta iniciativa servirá para incentivar la contratación y rechazó las críticas de quienes aseguran que su único objetivo es abaratar el despido. La también presidenta de Castilla-La Mancha destacó que si la situación fuera otra, la reforma laboral también lo habría sido. "El Gobierno ha hecho lo que considera más oportuno para flexibilizar el mercado laboral", comentó.

Cospedal afirmó después, en rueda de prensa en la sede nacional del partido, que "casi ninguno de ellos o muchos" de los trabajadores que lleven trabajando un tiempo prudencial en la empresa "no verán perjudicadas lo que eran sus expectativas, con independencia de que ahora cambie la cuantía o el número de días por despido".

Rechazó las denuncias realizadas por los sindicatos y, especialmente, las del secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, a quien pidió responsabilidad y sentido de Estado.

"Creo que el PP está cumpliendo con creces sus compromisos con los electores", afirmó después de que, nada más llegar al poder, Rajoy incumpliera su palabra subiendo impuestos y abaratando el despido.

La número dos del PP señaló que se trata de una reforma "ambiciosa", "profunda" y "valiente" e hizo hincapié en que la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) ya ha adelantado que se pueden crear en España entre 300.000 y 400.000 empleos.

Guindos dice que tendrá efectos positivos "a medio plazo" Ella no quiso dar cifras ni aventurarse a dar una fecha de cuándo se podrán comenzar a ver los resultados. Cospedal defendió que el PP sigue siendo "el partido que defiende a los trabajadores", porque no cree que los 11 millones de personas que los votaron en las pasadas elecciones generales "sean empresarios". "El que mejor defiende los derechos de los trabajadores, de los que trabajan y los que quieren trabajar", indicó.

No fue la única voz que se elevó desde el Gobierno. El ministro de Economía, Luis de Guindos, también quiso pronunciarse. Esta vez lo hizo poniéndose de perfil entre sus compañeros. En la COPE,mantuvo que la reforma tendrá efectos positivos "a medio plazo" que se traducirán en un aumento de la competitividad y la productividad de la economía española. Según Guindos, una de las ventajas es su amplitud, ya que toca todos los aspectos del mercado de trabajo. "Creo que además es ambiciosa desde el punto de vista de la contratación futura", aseguró.

Guindos lamentó además que la tasa de paro juvenil, que roza el 50%, provoque la emigración de una "generación de jóvenes bien formados" porque supone la descapitalización del país.