Lunes, 13 de Febrero de 2012

No abandonar el parche de nicotina previene las recaídas

Reuters ·13/02/2012 - 20:02h

Por Amy Norton

Cuando los fumadores que están utilizando parches de nicotina sufren una recaída, tendrían más posibilidades de no volver a fumar si siguen usando estos elementos en lugar de abandonar el tratamiento, determinó un nuevo estudio.

Un equipo volvió a analizar los resultados de un estudio sobre la efectividad de los parches de nicotina en fumadores de Estados Unidos. La revisión incluyó a 509 participantes que habían tenido una recaída entre la tercera y la quinta semana de tratamiento. (Se entiende por "recaída" fumar tan solo un cigarrillo).

Los autores observaron que los usuarios de los parches eran más propensos que los usuarios de placebo (grupo control) a "recuperarse", es decir, volver a dejar de fumar entre la sexta y la décima semana de tratamiento (8 por ciento versus menos del 1 por ciento del grupo control).

"El efecto no es muy grande. No nos deja con la boca abierta", sostuvo el doctor Norman H. Edelman, director médico de la Asociación Estadounidense de los Pulmones y que no participó del estudio publicado en Addiction.

El especialista aseguró que el estudio tuvo limitaciones, como ser un análisis "secundario" de un ensayo clínico que no había sido diseñado para responder si adherir a las terapias de reemplazo de la nicotina mejora la recuperación de las recaídas.

Además, el estudio se realizó con fondos de GlaxoSmithKline, que produce el parche Nicoderm CQ y otras terapias de reemplazo, mientras que los integrantes del equipo de Stuart Ferguson, de la Universidad de Tasmania, Australia, son consultores de la farmacéutica.

Edelman explicó que las terapias de reemplazo de la nicotina ayudan a dejar de fumar. En cuanto a la utilidad de continuar el uso de los parches después de una recaída, aseguró que existe "una zona gris".

Existe la preocupación de que los pacientes que fuman mientras utilizan el parche puedan sufrir de una sobredosis de nicotina. Pero el equipo de Ferguson escribe que algunos estudios hallaron que sostener la terapia a pesar de una recaída tendría "un pequeño riesgo adicional" de efectos adversos.

Hillel R. Alpert, investigador del Centro para el Control Mundial del Tabaco de la Facultad de Salud Pública de Harvard, consideró que una de las principales limitaciones del estudio es que se concentró en resultados en el corto plazo. "No nos dice qué sucede con la abstinencia en el largo plazo", dijo Alpert.

Hace un mes, el equipo de Alpert publicó los resultados de un estudio "en el mundo real". Allí, concluyó que la terapia de reemplazo de la nicotina no sería tan efectiva en el largo plazo.

"Es importante contar con un programa de apoyo que permita cambiar la mentalidad y los hábitos", sostuvo Edelman. Aun así, dejar de fumar es una batalla.

"Un fumador realiza entre cinco y seis intentos antes de dejar de fumar finalmente", indicó Edelman.

FUENTE: Addiction, online 26 de enero del 2012.