Lunes, 13 de Febrero de 2012

La Ejecutiva federal deja en manos del PSOE andaluz la solución de su crisis

Nombra una gestora para dirigir el partido en Sevilla, pero recalca que el ámbito de actuación corresponde exclusivamente a la dirección regional

C. MARTÍN / A. AVENDAÑO ·13/02/2012 - 15:15h

Apenas unas horas necesitó la dirección federal socialista para nombrar la gestora que dirigirá el PSOE sevillano tras la inesperada dimisión el domingo de su secretario general, José Antonio Viera, por sus diferencias con la dirección regional a propósito de la elaboración de la candidatura electoral de Sevilla para las autonómicas del 25 de marzo. El boquete abierto por la dimisión de Viera en la nave socialista no admitía espera y poco después de las siete de la tarde Ferraz anunciaba los nombres que integrarán la gestora: como presidente Manuel Gracia, vicepresidente del Parlamento y hombre de perfil dialogante e integrador; y junto a él, uno de cada bando en liza: Javier Fernández de los Ríos, persona de confianza de Viera, y María José Fernández, alineada con la número dos del PSOE andaluz, Susana Díaz.

Unas horas antes, la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, se desmarcaba de posibles injerencias de la dirección federal en la renuncia de Viera. "Tomó la decisión de dimitir él solito", subrayó en su comparecencia ante los medios tras la reunión de la Comisión Ejecutiva Federal, en la que no se trató la crisis abierta por la confección de lista que encabeza José Antonio Griñán en la capital hispalense.

Elena Valenciano sobre Viera: "La decisión de dimitir la tomó él solito"

Concidiendo con su renuncia, Viera señaló que le habían llamado del "federal" para pedirle que "esperara" antes de dimitir. Extremo que la número dos evitó confirmar. Valenciano sostuvo, sin embargo, que en la crisis abierta en el PSOE de Sevilla a poco más de un mes de las elecciones en Andalucía el último bastión socialista, la "Ejecutiva Federal no tiene nada que decir" hasta que las listas electorales pasen por el Comité Director previsto para mañana. También añadió que en estos momentos el ámbito de actuación corresponde "exclusivamente" a los socialistas andaluces.

Esa neutralidad de Ferraz fue bien acogida en la dirección andaluza. Precisamente Susana Díaz declaró este lunes por la tarde en la sede federal que la lista de Sevilla no sufrirá ninguna alteración y que será hoy cuando la Comisión Regional de Listas dé el visto bueno a esta y al resto de las siete candidaturas con las que su partido opta a la elecciones. Esa inhibición de Ferraz es un éxito para Díaz y Griñán.

En el orden del día de la reunión de la Comisión Ejecutiva Federal no figuraba tampoco tratar la constitución de la comisión gestora en Sevilla, según explicó Valenciano, pero lo cierto es que unas horas después se hacía pública su composición. En todo caso, en la sede socialista se encontraban Griñán, que en calidad de presidente del PSOE participa en las reuniones de la dirección nacional, y la secretaria de Organización de Andalucía, Susana Díaz, que viajó a la capital ex profeso para tratar la crisis que estalló durante la celebración del Comité Provincial que tenía que aprobar la lista electoral.

La Ejecutiva Federal no retocará la "lista de la discordia" aprobada en Sevilla

En el ánimo de la dirección del PSOE, explicaron fuentes socialistas, está solucionar cuanto antes y de la mejor manera posible la fractura abierta en Sevilla. "Nos preocupa mucho cómo transcurran las elecciones andaluzas", advirtió Valenciano, que señaló como una de las máximas de los socialistas "acertar" para ganar los comicios en Andalucía y Asturias. En ambas comunidades el PSOE lo tiene muy complicado, pero perder Andalucía sería un mazazo para el partido. Hoy por hoy, las encuestas dan ganador al PP.

"Todos somos de Rubalcaba"

Este episodio se suma a la batalla por el liderazgo del PSOE que protagonizaron rubalcabistas y chaconistas hace poco más de una semana ante la celebración del cónclave socialista en el que se elegía al nuevo secretario general y que provocó la división en el seno de los socialistas andaluces. Sin embargo, Valenciano desvinculó ambos momentos. "El Congreso Federal se acabó. Alfredo Pérez Rubalcaba es el líder de todo el PSOE y, como él ha dicho, mucho antes de que se desatara esta cuestión en Sevilla, aquí no hay ni habrá rubalcabistas. Hay un secretario general elegido por un Congreso Federal".

Algunos dirigentes creen que Griñán debería haber intervenido antes

En este contexto, la dirigente socialista recordó que Ru-balcaba se ha fijado como "prioridad de las prioridades" que Griñán sea el presidente de la Junta de Andalucía y Javier Fernández, en el del Principado de Asturias. Según Valenciano, el PSOE está ahora en otra fase en la que "todos" son "de Rubalcaba".

Viera y el factor humano

Mientras tanto, las razones últimas de la sorpresiva dimisión de José Antonio Viera siguen siendo motivo de controversia en los cenáculos del partido, dada la desproporción entre la ofensa sufrida por el secretario provincial y su destemplada respuesta a la misma. Mientras Viera sostiene que no le quedó otro camino porque se sintió desautorizado en tanto que secretario general al serle impuesta una lista electoral desde la dirección regional, desde el lado de Susana Díaz se sostiene que la candidatura propuesta era integradora, que Viera se fue porque había prometido a demasiada gente incluirla en la lista y le era imposible cumplir tal cosa y que, al perder la mayoría en la Ejecutiva Provincial y estar en el punto de mira judicial por los ERE, sabía que sus días de liderazgo estaban contados.

Un dirigente sevillano explicaba a Público que en la dimisión había contado "el factor humano". ¿En qué sentido? "José Antonio se ha sentido ninguneado incluso por los suyos, no ha entrado en la Ejecutiva ni en el Comité Federal, no se encuentra fuerte personalmente, se sabe contaminado políticamente por el tema de los ERE, y por eso no ha aguantado, y porque con el portazo se iba por la puerta grande y si Griñán pierde las elecciones siempre podrá lucir el blasón interno de haber sido el único que se enfrentó a él".

Un miembro destacado de la dirección regional veía así las cosas: "Ha faltado temple por todas las partes, pero el presidente [Griñán] tenía que haberse implicado personalmente para impedir que pasara lo que ha pasado. Y si la persona que había puesto al frente de la negociación [en referencia a Susana Díaz] suscita rechazo o recelos en la otra parte, pues debería haber negociado él". Esa misma fuente tampoco ahorraba reproches a Ferraz: "Hasta donde yo sé, la dirección federal sabía desde el jueves que Viera podía dimitir; en tal caso alguien de Madrid tendría que haberse cogido un AVE y bajarse a Sevilla para sentar a las dos partes y no dejar que se levantaran hasta que se hubiera cerrado un acuerdo".

Noticias Relacionadas