Lunes, 13 de Febrero de 2012

Vitamina D y calcio no mejoran salud ósea en jóvenes con VIH

Reuters ·13/02/2012 - 14:00h

Por David Douglas

En los chicos con VIH, los suplementos de calcio y vitamina D3 aumentan los niveles séricos de 25-hidroxi vitamina D, pero no mejoran la masa ósea de esos pacientes, informaron investigadores.

"Nos desilusionaron nuestros hallazgos generales (...) dado que esperábamos identificar una forma simple, fácil y segura de mejorar los huesos de los niños y adolescentes infectados con VIH. Pero al mismo tiempo sentimos que nuestros estudio ilumina más allá", dijo el doctor Stephen M. Arpadi a Reuters Health.

El experto indicó que los esfuerzos futuros, por ejemplo, quizá podrían mejorar de una vez las dosis de vitamina D requeridas, pasando de una dosis cada dos meses a una mensual.

"Además, nuestro estudio aumenta la posibilidad de que haya períodos críticos durante los cuales la suplementación puede brindar beneficio, como durante la rápida fase de crecimiento observada durante la pubertad. Esta es un área prometedora para futura investigación", agregó.

El doctor Arpadi manifestó que probablemente el único otro enfoque sea seleccionar regímenes de tratamiento del VIH con el menor impacto (negativo) posible sobre el metabolistmo ósea, cuando y dónde sea posible, teniendo cuidado por supuesto de no comprometer la terapia concreta para la infección con VIH.

En el nuevo estudio, publicado en la edición en internet de American Journal of Clinical Nutrition, el equipo de Arpadi asignó al azar a 59 niños con VIH adquirido perinatalmente, de entre 6 y 16 años, para que reciban vitamina D (100.000 UI de colecalciferol) cada dos meses y 1 mg de calcio diario, o placebo, durante dos años.

Los grupos no tenían diferencias en cuanto a edad, sexo, ingesta de vitamina D y calcio a través de la dieta o en la concentración de 25(OH)D ni en los marcadores de densidad ósea.

Los indicadores de densidad ósea aumentaron significativamente en ambos grupos durante el curso de los dos años de estudio.

Tras el primer año, el grupo con intervención activa mejoró mucho más las concentraciones de 25(OH)D que la cohorte de control (34,9 frente a 22,4 ng/mL). Los niveles fueron también significativamente mayores luego del segundo año de tratamiento.

Además, las concentraciones de 25(OH)D cayeron a 20 ng/mL o menos sólo en el 30 por ciento del grupo que recibía los suplementos, comparado con el 75 por ciento de los pacientes tratados con placebo.

No obstante, si bien los marcadores alcanzaron concentraciones consideradas óptimas para la salud de los huesos, no hubo efecto sobre la masa ósea acumulada ni en el organismo o la columna en general en el grupo con tratamiento activo.

"Una posible explicación es que la constelación de factores que subyacen a la mala salud ósea en los jóvenes infectados con VIH y tratados con ART (antirretrovirales) no responda a las mejoras en el estatus de vitamina D y calcio", señalaron los investigadores.

FUENTE: American Journal of Clinical Nutrition, online 18 de enero del 2012