Lunes, 13 de Febrero de 2012

El fiscal pide 32 años para "Txapote" por intentar matar a un edil del PSE

EFE ·13/02/2012 - 07:36h

EFE - El exjefe del aparato militar de ETA Francisco Javier García Gaztelu, "Txapote" (c), y el presunto miembros del "comando Bolueta" de ETA Xabier Zabalo Beitia durante el juicio contra ellos y Ángel López Anta, que ha comenzado esta mañana en la Audiencia Nacional, por el intento de asesinato del concejal del PSE Martín Martínez en 2001, hechos por los que la Fiscalía pedirá entre 28 y 32 años de prisión.

La Audiencia Nacional juzgará hoy al exjefe del aparato militar de ETA Francisco Javier García Gaztelu, "Txapote", y a dos presuntos miembros del "comando Bolueta" por el intento de asesinato del concejal del PSE Martín Martínez en 2001, hechos por los que la Fiscalía pedirá entre 28 y 32 años de prisión.

En su escrito de conclusiones provisionales, el fiscal Vicente González Mota acusa a los tres de los delitos de pertenencia a banda armada, asesinato terrorista en grado de conspiración y estragos, por los que pedirá 32 años de cárcel para Txapote y 28 para Ángel López Anta y Xabier Zabalo Beitia.

Según el representante del Ministerio Público, los tres procesados, junto a Óscar Calabozo Casado formaban el citado comando, del que Txapote era el máximo responsable y que se encargaba de recabar información sobre posibles objetivos de ETA.

Uno de ellos fue Martín Martínez, concejal del PSE en Arboleda (Vizcaya), "contra quien se acordó quitarle la vida" atentando con la colocación de un coche-bomba.

Para ello, García Gaztelu suministró a Calabozo un Renault 19 Chamade", sustraído en diciembre de 2000 en Deva (Guipúzcoa) y al que se le sustituyeron las placas de matrícula por otras falsas, para después insertarle un artefacto explosivo compuesto por 60 kilos de explosivo industrial a base de nitrato amónico.

Zabalo, Anta y Calabozo, prosigue el fiscal, se dispusieron a realizar su "letal propósito" y, aunque el atentado estaba preparado para finales de enero de 2001, no pudieron llevarlo a cabo porque "no volvieron a localizar" a Martínez.

Así, "decidieron utilizar el coche-bomba" contra la compañía "Seguros Bilbao", situada en el Paseo del Puerto de Guecho (Vizcaya), pero desistieron al no encontrar aparcamiento, por lo que lo estacionaron frente a un bloque de viviendas dando previo aviso a la Policía Municipal.

Por estos hechos, Calabozo fue condenado a 18 años de prisión por el intento de atentado contra la compañía de seguros, pero la sección cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional le absolvió de tratar de asesinar al concejal.