Lunes, 13 de Febrero de 2012

La Liga Árabe exhorta a la ONU a enviar una fuerza de paz a Siria

El organismo instará al Consejo de Seguridad a dar su visto bueno a una misión que supervise un alto el fuego

EUGENIO GARCÍA GASCÓN ·13/02/2012 - 03:38h

La Liga Árabe se reunió ayer en la capital egipcia para tratar de despejar el camino a una posible intervención de las Naciones Unidas en Siria. nasser nasser / AP

En su afán por internacionalizar el conflicto y proteger a la población civil siria, la Liga Árabe acordó ayer en El Cairo instar al Consejo de Seguridad de la ONU a que decida "la formación de una fuerza conjunta de la ONU y árabe para el mantenimiento de la paz que supervise la aplicación de un alto el fuego", según la declaración que se publicó anoche una vez acabada la reunión del organismo regional de los países árabes.

La Liga hizo un llamamiento para "abrir canales de comunicación con la oposición siria para proporcionarle todas las formas de apoyo político y material", sin especificar hasta dónde va a llegar ese apoyo "material". No está claro cuál será la respuesta de la ONU, aunque la Asamblea General tiene previsto discutir hoy el tema sirio. Tampoco está claro si la iniciativa ha partido directamente de Arabia Saudí o los saudíes la han planteado de acuerdo con Estados Unidos.

La Liga aboga por proporcionar "apoyo político y material" a la oposición siria

El documento aprobado en El Cairo incluye acusaciones muy duras contra Siria y de él se desprende que lo más probable es que la Liga Árabe vuelva a recurrir al Consejo de Seguridad. El texto también pide un incremento de las sanciones contra ese país. Anoche era evidente que Arabia Saudíhabía desempeñado un papel fundamental en la elaboración del texto, que el conjunto de estados árabes han optado por secundar.

"¿Durante cuánto tiempo seremos espectadores de lo que está ocurriendo al pueblo hermano de Siria, y cuánto tiempo más vamos a permitir que transcurra un periodo detrás de otro durante los que el régimen sirio cometa más masacres contra su pueblo?", preguntó el ministro de Exteriores saudí, Saud al Faisal, a sus homólogos al iniciarse la sesión.

"Canales de comunicación"

El organismo árabe ha puesto fin a su misión de observación

"En esta reunión de hoy hago un llamamiento para que se adopten medidas decisivas, después de que las soluciones a medias no hayan servido", añadió Faisal. "La Liga Árabe debería abrir todos los canales de comunicación con la oposición siria y proporcionarle todas las formas de apoyo".

El ministro de Exteriores tunecino, Rafik Ben Ab-dessalam, adelantó que su país organizará una reunión de "Amigos de Siria", una iniciativa que partió de Francia y EEUU. "El pueblo sirio merece la libertad tanto como sus hermanos de Túnez, Egipto, Libia y otros países que han visto un cambio político importante", recalcó el ministro.

La Liga también acordó finalizar la misión de observadores que envió a Siria en diciembre y que no se renovó en enero, cuando Arabia Saudí y Qatar anunciaron que retiraban a sus observadores porque la misión no era eficaz frente a la violencia del régimen. El jefe de la misión, el general sudanés Muhammad Mustafa al Dabi, presentó ayer mismo su dimisión.

La Asamblea General discutirá hoy sobre la situación en Siria

Las decisiones del Consejo de Seguridad de la ONU son vinculantes, mientras que las de la Asamblea General no lo son. Durante el fin de semana, Arabia Saudí había puesto en circulación un borrador de resolución que debería votarse en la Asamblea General y que básicamente es idéntico a la resolución que Rusia y China vetaron el pasado 4 de febrero. La resolución pedía que el presidente Al Asad transfiera el poder a uno de los dos vicepresidentes, que se forme un Gobierno interino y que se convoquen elecciones.

Riad desmintió ayer haber hecho una petición formal en ese sentido a la Asamblea General, aunque los saudíes llevan la voz cantante en la Liga Árabe y son quienes marcan el paso que debe llevar la organización en todo lo referente a Siria. El segundo país más activo es Qatar.

Por otra parte, el líder de Al Qaeda, Ayman al Zawahiri, ha difundido una grabación en la que pide a los musulmanes suníes de Siria que se unan para acabar con el régimen de Al Asad, al que califica de "carnicero", y les insta a desconfiar de Occidente y de los demás países árabes. El Gobierno sirio denunció en su momento que Al Qaeda estaba detrás de sendos atentados suicidas que tuvieron lugar en Damasco hace un mes y medio y que causaron un elevado número de muertes en sus servicios de inteligencia.

Unos atentados sin esclarecer

"Ya conocéis lo que están preparando contra vosotros. Pueblo de Siria, no dependáis de la Liga Árabe y del apoyo de sus corruptos gobiernos", dijo Al Zawahiri en un vídeo. Al Qaeda recela de todos los regímenes suníes porque considera que no defienden el verdadero islam y colaboran con Occidente para aplastarlo. Además, odia profundamente a los chiíes y se encuentra detrás de muchos atentados que tienen lugar en las zonas chiíes de Irak y que causan decenas de muertos. El odio hacia los chiíes está muy arraigado entre los suníes.

Respecto a los dos atentados del viernes en Alepo, la segunda ciudad del país, el régimen no ha querido señalar a nadie todavía, al menos de una manera definitiva, pero no se descarta que Al Qaeda esté detrás de ellos. El hecho de que algunos líderes rebeldes se los hayan atribuido no significa que esté claro su origen, máxime cuando todavía no ha habido una reivindicación clara.

En los funerales que tuvieron lugar ayer en Alepo, el gran mufti de Siria, que es la mayor autoridad suní del país y se identifica con el régimen, acusó a la oposición de buscar la muerte de ciudadanos inocentes. "Basta, basta, basta. ¿Por qué, hermanos de la oposición, queréis incendiar vuestro país? ¿Por qué queréis derramar sangre?", dijo Ahmed Bader al Din Hassun durante el entierro.

Pero el gran mufti realizó luego una abierta crítica al régimen cuando denunció la corrupción que se da en sus altas esferas, diciendo que si se acaba con la corrupción la oposición perderá el último "pretexto" para luchar contra el régimen. Familiares y amigos del presidente Al Asad han sido acusados con mucha frecuencia en los últimos meses de tener negocios turbios y de obtener pingües beneficios al amparo de su poder.

Sobre el terreno, en Zabadani los rebeldes y el Ejército lograron un acuerdo que puso fin a una semana de intensos bombardeos sobre esta localidad balnearia situada cerca de la frontera libanesa, no muy lejos de Damasco. Los bombardeos del Ejército han causado al menos un centenar de muertos en Zabadani. Los rebeldes pudieron abandonar la ciudad ayer después de deponer las armas y el armamento que habían "robado" del Ejército, dijo Kamal al Labwani, un representante de la oposición en el exilio.

Por su parte, Al Asad recibió al comité de expertos que ha elaborado el texto de la nueva Constitución que el presidente ha prometido al pueblo, como si esta cuestión estuviera al margen de lo que ocurre en el país. El presidente examinará ahora la Constitución y está previsto que posteriormente la someta a un referéndum, obviando que la violencia en la que está sumido el país lo hace imposible.