Jueves, 4 de Octubre de 2007

El apagón barcelonés, culpa de Endesa y REE

La CNE se alinea con el dictamen de sus técnicos.

A. M. VÉLEZ / G. AYUSO ·04/10/2007 - 23:23h

Dos días después de lo previsto y tras otras tantas sesiones interminables, la CNE dictó por fin ayer sentencia: Endesa y Red Eléctrica (REE) son culpables del apagón del pasado 23 de julio en Barcelona, tal y como habían dictaminado los servicios técnicos del organismo.

Según el regulador energético, el apagón se debió a dos incidentes: la caída de un cable de distribución de 110 kilovoltios de Endesa sobre la subestación de Collblanc, propiedad de REE, y el posterior incendio declarado en la subestación de Maragall, atribuible a la empresa que preside Luis Atienza, por el deficiente estado de un cable subterráneo.

El informe señala que el primer suceso, atribuible a Endesa y origen de la cadena de fallos que desembocó en el gran apagón, pudo evitarse de haber sido otra la ubicación del cable, justo encima de la subestación, una circunstancia que ambas empresas conocían de antemano.

La caída del cable  provocó un corte del suministro a 40.000 clientes, mientras que el incendio de Maragall (atribuible a REE y que agravó el apagón) afectó a unos 260.000 abonados.

Por sorpresa

El organismo convocó a última hora de la tarde ayer y por sorpresa una “rueda de prensa” en la que su presidenta, Maite Costa, se limitó a leer la resolución del consejo, sin admitir preguntas.

Costa sí se esforzó por dejar claro que la reunión del máximo órgano de administración de la CNE había sido maratoniana: duró diez horas, sin pausa para comer. Tan agotadora resultó, que uno de los consejeros que acudió al acto dormitó durante buena parte de la comparecencia de la presidenta.El dictamen de la CNE no es vinculante, pero sí será tenido en cuenta por la Consejería de Economía catalana, que decidirá finalmente si procede sancionar a las compañías.

Los expedientes abiertos por la Generalitat llegan a la misma conclusión que el regulador: que ambas empresas son responsables. El Gobierno catalán abrirá, por tanto, dos expedientes  sancionadores. El proyecto de Ley de Garantía y Calidad, actualmente en fase de tramitación, prevé multas de hasta 30 millones de euros por incidentes de este tipo.

El informe de la CNE fue aprobado con el voto favorable de ocho consejeros: tres nombrados a instancias del PSOE, cuatro próximos al PP y el representante de los nacionalistas catalanes.Abstención de Fabra
El único vocal que se abstuvo fue Jorge Fabra, próximo al PSOE. En su postura pudo pesar el hecho de haber presidido REE entre 1988 y 1997.

Esta empresa, que actualmente preside el ex ministro socialista Luis Atienza y cuyo primer accionista (20%) es el Estado, rechazó ayer su responsabilidad en el apagón y aseguró que la implicación que le atribuyen la CNE y la Generalitat de Catalunya en el incendio de de Maragall es “una conjetura, una hipótesis de trabajo sin confirmar”.

Un portavoz de Endesa indicó anoche que todavía está estudiando la resolución y las posibles medidas a tomar.