Viernes, 10 de Febrero de 2012

Jugadores robustos de fútbol americano corren más riesgo cardíaco: estudio

Reuters ·10/02/2012 - 13:58h

Por Amy Norton

Los jugadores profesionales del fútbol americano disfrutarían de una expectativa de vida más prolongada que el resto de la población, pero los más robustos serían más propensos a morir por enfermedad cardíaca.

Los autores de un estudio efectuado en Estados Unidos y publicado en American Journal of Cardiology siguieron a más de 3.400 jugadores de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL, por sus siglas en inglés) activos entre 1959 y 1988.

Para el 2007, 334 habían muerto, lo que equivale sólo a la mitad esperada según la estadística promedio para la población general de Estados Unidos.

Pero los jugadores más robustos durante sus carreras deportivas eran los que más riesgo tenían de morir por enfermedad cardíaca o accidente cerebrovascular (ACV).

Los defensores tenían un 42 por ciento más riesgo de morir por alguna cardiopatía que la población general masculina de Estados Unidos: 41 de los 498 defensores murieron por una causa cardiovascular.

Existen pruebas de que los cuerpos grandes de los jugadores pueden ser un factor de riesgo para la salud en el largo plazo, según recordó la autora principal del estudio, doctora Sherry L. Baron, del Instituto Nacional de Seguridad y Salud Laboral de Cincinnati, en Ohio.

A menudo, la masa muscular de los atletas profesionales eleva el índice de masa corporal (IMC). Baron dijo existe la idea de que tener un IMC alto de origen muscular no es tan malo.

"Pero esto demuestra que ser robusto y tener músculos en la juventud podría tener un efecto en la salud en el largo plazo", dijo Baron.

El problema, para la autora, es que una vez que los atletas robustos dejan de jugar, es muy difícil que mantengan los niveles de actividad física originales. A veces, las lesiones hacen que eso sea físicamente imposible.

El estudio demostró también que los jugadores con un IMC de 30 o superior durante sus carreras, un valor que los calificaría como "obesos", eran dos veces más propensos a morir por causas cardiovasculares que los jugadores más livianos.

Para el doctor Martin Goldman, cardiólogo del Centro Médico Monte Sinai de Nueva York, el estudio tiene algunas limitaciones.

Una es que se tuvo en cuenta la información de los certificados de defunción, algo que a veces carece de precisión, ya que, por ejemplo, una muerte por sobredosis de drogas también se puede certificar como una muerte por enfermedad cardíaca.

Además, los investigadores desconocían cómo el IMC había cambiado en el tiempo o qué estilo de vida tuvieron los sujetos después de abandonar el campo de juego.

Aun así, Goldman consideró que lo importante es la idea de que el tamaño es clave.

"El tamaño corporal es lo relevante", dijo. Los jugadores robustos deben tratar de "reducir su talla" cuando dejan de jugar. Eso quiere decir que deben ingerir menos calorías.

FUENTE: American Journal of Cardiology, online 27 de enero del 2012