Jueves, 9 de Febrero de 2012

Vacuna contra el rotavirus no genera complicación intestinal: estudio

Reuters ·09/02/2012 - 17:44h

Por Genevra Pittman

En un nuevo estudio sobre la vacuna contra el rotavirus, que protege de la diarrea grave, los bebés inmunizados no fueron más propensos a ser hospitalizados o atendidos de emergencia por una complicación llamada intususcepción, que es cuando una porción del intestino se desliza dentro de otra.

Esto coincide con otro estudio reciente que demostró que las internaciones de los bebés por ese trastorno intestinal no aumentaban significativamente luego de que la vacuna contra el rotavirus ingresara al calendario de vacunación en el 2007 en Estados Unidos.

"No podemos descartar que exista algún riesgo", dijo la investigadora Irene Shui, de la Facultad de Medicina de Harvard, en Boston. Pero "los resultados refuerzan la idea de que aún con un riesgo de intususcepción bajo, los beneficios de la vacuna lo superan largamente", indicó.

La primera versión de la vacuna contra el rotavirus apareció en Estados Unidos en 1998 y se retiró al año siguiente por denuncias de casos de intususcepción. Se decía que la vacuna, una dosis debilitada del virus vivo, podría estimular una respuesta inmune en el tracto intestinal y modificar su forma.

Dos vacunas nuevas de uso oral no elevaron ese riesgo durante la fase de preaprobación, pero estuvieron asociadas con un leve aumento de casos de problemas intestinales en bebés de México y Australia.

Entonces, el equipo estudió a un grupo de bebés inmunizados con la vacuna RotaTeq (Merck) entre el 2006 y el 2010. Comparó los casos de intususcepción en ese grupo con los casos de otra cohorte sin vacunar y las hospitalizaciones por ese motivo en el período 2001-2005, antes de la reincorporación de la vacuna. El equipo no halló diferencias.

En el primer mes después de que los bebés recibieron alguna de las 787.000 aplicaciones registradas, se observaron 21 casos de intususcepción, comparado con los 20,9 esperados sin la vacuna. Y luego de las 310.000 primeras dosis, hubo siete casos al mes siguiente, comparado con los 5,7 esperados.

Esas diferencias podrían atribuirse al azar, según señala el equipo de Shui en Journal of the American Medical Association.

La cantidad de problemas intestinales en los bebés vacunados y sin vacunar a fines del 2000 fue similar, pero fueron tan pocos casos que el equipo no pudo comparar distintas situaciones, como el riesgo de intususcepción durante la semana posterior a la primera dosis de la vacuna.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por su sigla en inglés) financiaron el estudio y uno de los autores declaró que Merck financia sus investigaciones.

"Los padres y los médicos deben conocer el enorme beneficio de la vacuna contra el rotavirus para la salud pública, pero también que todo tratamiento y vacuna tiene algunos riesgos", dijo Shui.

Cada año, la vacuna contra el rotavirus previene hasta 50.000 internaciones por diarrea en Estados Unidos. El riesgo de intususcepción se traduciría en entre 40 y 60 casos anuales más del trastorno intestinal.

FUENTE: Journal of the American Medical Association, online 7 de febrero del 2012