Miércoles, 8 de Febrero de 2012

La ONU cree que sin sanciones Asad seguirá "masacrando a su pueblo"

PUBLICO.ES / EFE ·08/02/2012 - 13:01h

DENIS BALIBOUSE / REUTERS - Navi Pillay, Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU.

La alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, fue muy crítica este martes con el enésimo fracaso del Consejo de Seguridad para condenar la violencia del régimen sirio contra su población. Pillay, que dijo manejar elementos para afirmar que en Siria se están violando los derechos humanos, llamó además a los países que aún tienen alguna relación con Bachar al Asad, a eliminar todos los lazos.

El veto de Rusia y China en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas "parece haber avivado la disposición del Gobierno de masacrar a su propio pueblo en su objetivo de aplastar la disidencia", dijo Pillay para quien, en Siria se vive una ola de terror, con el continuo asalto a la ciudad de Homs y el uso de artillería pesada -morteros, cohetes, tanques e incluso helicópteros- contra la población civil.

En un comunciado, la alta comisionada dijo también que a las violaciones de los derechos humanos como principal preocupación, se le añade el fuerte deterioro de la situación humanitaria. La ONU cuenta con información que indica que los hospitales, que ya hacían esfuerzos por atender a la gran cantidad de heridos en las últimas semanas, ahora están simplemente saturados o son inaccesibles, por lo que la gente ha tenido que levantar hospitales de campaña improvisados en Homs.

Pillay no se atrevió a dar una cifra de muertos -la última ofrecida por la ONU hace un mes indicaba más de 5.400 muertos -, pero dijo que la naturaleza y el alcance de las violaciones es tal que pueden equivaler a crímenes contra la humanidad.

Para estos últimos, recordó, no existe prescripción del delito, por lo que "habrá esfuerzos sostenidos durante el tiempo que sea necesario para hacer justicia a las víctimas". En agosto y diciembre pasados, la alta comisionada pidió al Consejo de Seguridad de la ONU que remita el caso de Siria a la Corte Penal Internacional.