Martes, 7 de Febrero de 2012

Bernanke urge al Senado a un pacto fiscal al recordar el elevado desempleo

EFE ·07/02/2012 - 18:32h

EFE - El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Ben Bernanke, afirmó que "en los últimos dos años y medio la economía estadounidense ha ido recuperándose gradualmente de la reciente y profunda depresión". EFE/Archivo

El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Ben Bernanke, ha urgido hoy al Senado a procurar un pacto para encauzar el déficit en una "senda sostenible" y recordó las perspectivas económicas de "moderado" crecimiento y elevado desempleo.

Al pedir "un plan a largo plazo" con ese objetivo de controlar el déficit, Bernanke ha advertido de que "los tipos de interés se elevarán rápidamente si los inversores pierden confianza en la capacidad del Gobierno para manejar su política fiscal".

Ante el Comité de Presupuestos del Senado, ha dicho, no obstante, que los legisladores deben tener en cuenta el carácter "moderado" de la recuperación económica por los posibles efectos "adversos" que tendría un plan de reducción del déficit demasiado severo.

El déficit presupuestario de EEUU será de 1,1 billones de dólares a final del año fiscal 2012, lo que representa un 7% del PIB y el cuarto año consecutivo en el que superará el billón de dólares, según la Oficina Presupuestaria del Congreso (CBO).

Demócratas y republicanos se han mostrado incapaces en el último año de alcanzar un acuerdo en el Congreso para pactar un plan de reducción del desequilibrio de las cuentas públicas.

En cuanto a la marcha de la economía, Bernanke se ha mantenido cauteloso pese a ser su primera comparecencia ante el legislativo desde que se conociese la pasada semana el dato positivo de la reducción de la tasa del desempleo, que se situó en el 8,3%.

Y es que las estimaciones de la Fed prevén que el crecimiento sea aún "moderado en los próximos dos años" como para lograr una reducción "notable" de la tasa de desempleo, ha precisado el jefe de la Reserva.

Por ello, ha reafirmado aún más su prudencia al comentar el dato del 8,3% ya que, a su juicio, "sin duda subestima la debilidad del mercado laboral en sentido amplio".

"Todavía tenemos un largo camino por delante para poder decir que el mercado laboral opera de manera normal", ha insistido.

El "pesimismo" de los consumidores, tradicional motor económico en EEUU, ya que el consumo es tres cuartas partes del PBI, y un mercado inmobiliario aún "deprimido" son los lastres principales de la recuperación.

Por ello Bernanke ha defendido, como ya hizo últimamente, la política de bajos tipos de interés - entre el 0% y el 0,25% desde diciembre de 2008- y resaltado que las presiones inflacionarias permanecen "controladas" por debajo del objetivo del 2%.

En cualquier caso, Bernanke ha afirmado que "no permitiremos inflación elevada para fomentar el empleo", ante los recelos mostrados por los senadores republicanos, quienes han alertado que la política monetaria expansiva sienta las bases de futuras presiones inflacionarias.

En su comparecencia, de más de dos horas, ha reiterado así el compromiso del banco central con su doble mandato de fomento del pleno empleo y estabilidad de los precios.

Al referirse a la recuperación del Producto Interior Bruto (PIB) de EEUU, ha explicado a los legisladores que viene dada en gran medida por el sector manufacturero de alta gama y para reforzar este buen comportamiento defendió que se impulsen nuevas relaciones comerciales abiertas.

Un referencia a los recientes Tratados de Libre Comercio (TLC) aprobados el pasado año con Corea del Sur, Colombia y Panamá, después de una larga paralización en el trámite parlamentario por disputas partidistas en el Congreso.

La actividad económica de Estados Unidos tuvo en el último trimestre de 2011 su ritmo más alto en un año y medio, y cerró el año con un crecimiento del 1,7%, según los últimos datos oficiales.

Bernanke también respondió a preguntas de los senadores sobre posibles efectos de contagio a consecuencia de las tensiones financieras en Europa.

Ha reconocido así que la zona euro puede entrar en recesión, "pero que la duración y profundidad es incierta", aunque aseveró que gracias a las últimas medidas tomadas por las autoridades europeas la volatilidad financiera se ha reducido ligeramente.

No obstante, los bancos de EEUU han realizado progresos a la hora de protegerse frente a los problemas derivados de la crisis de deuda en Europa, según Bernanke.