Martes, 7 de Febrero de 2012

Condena en España por implantar prótesis PIP sin informar riesgo

Reuters ·07/02/2012 - 16:00h

Un tribunal madrileño condenó a un cirujano plástico a indemnizar a una mujer a la que implantó una prótesis mamaria de la marca francesa PIP que luego se rompió, informó el martes el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, en la que sería la primera sentencia sobre estos implantes defectuosos en España.

El tribunal de primera instancia número 50 de Madrid condena en una sentencia del 16 de enero al médico y a la clínica para la que éste trabajaba a pagar a la paciente 7.455 euros en concepto de indemnización.

La recomendación médica del procedimiento era "tan general y tan poco específica" que el tribunal entendió que la mujer no fue suficientemente informada del riesgo que conllevaba la colocación de las prótesis, según explicó a RNE el abogado Antonio Moreno.

La paciente basaba su demanda en una supuesta negligencia del demandado al practicar la intervención y a la inexistencia de un adecuado y suficiente consentimiento informado. Este último fue el punto que estimó el tribunal a la hora de juzgar.

"En la cirugía estética ha de darse una información exhaustiva de los riesgos existentes y de los posibles fracasos", señala la sentencia.

Los hechos ocurrieron en abril del 2001, cuando a la paciente de 34 años se le colocaron dos implantes mamarios de silicona de la empresa francesa hoy desaparecida Poly Implant Prothèse (PIP).

Seis meses después, y tras un aparente mal resultado de la intervención, el mismo médico le retocó la prótesis y se la aumentó.

En el 2008, la mujer acudió a varios centros médicos donde se comprobó que se había producido una rotura en el implante mamario derecho, lo que la llevó a acudir a otra clínica donde se le sustituyeron los implantes por unos de otra marca.

Los implantes de PIP, colocados en miles de mujeres en todo el mundo, han desatado una gran polémica en los últimos meses, después de que el Gobierno francés recomendara a 30.000 ciudadanas que se retiraran las prótesis por el riesgo que tenían de romperse y porque podían contener silicona para uso industrial.

La Fiscalía de Valencia ha abierto diligencias para investigar la denuncia presentada por la asociación. El defensor de la paciente quiere que se pidan responsabilidades legales a la empresa, a las autoridades que no detectaron el supuesto fraude y a los médicos que implantaron las prótesis.