Martes, 7 de Febrero de 2012

La Fundación Tàpies ultima contrarreloj la despedida ciudadana al artista

EFE ·07/02/2012 - 09:11h

EFE - Fotografía de archivo, fechada en Madrid el día 1 de junio de 1996, del artista catalán Antoni Tapies, muerto ayer en Barcelona a los 88 años. En la foto, el pintor posa junto a dos de sus obras durante la inauguración de la exposición "Tápies. Obra Gráfica", en la sede de la Casa de la Moneda, en Madrid. EFE/Archivo

Los teléfonos suenan sin descanso hoy en la Fundación Tàpies y se solapan con el ruido de los martillos y las taladradoras de los operarios que cuelgan cuadros y trabajan contrarreloj para lograr que desde esta tarde los ciudadanos se despidan del artista disfrutando de su obra en esta institución.

"Hoy es un día muy triste, pero a la vez es alegre, porque estamos recibiendo muchas muestras de cariño y vamos a despedirlo rodeados de su obra", ha dicho a Efe la directora de la Fundación Tàpies, Laurence Rassell, que atiende sin descanso a medios de comunicación de todo el mundo y coordina las dos jornadas de puertas abiertas.

En los aledaños de la Fundación, situada en la calle Aragón de Barcelona, esta mañana grupos de personas se acercaban a un cartel en el que se puede leer: "la Fundación Antoni Tàpies comunica con tristeza el deceso de Antoni Tàpies (...). La familia celebrará una ceremonia en la intimidad (...). En gesto de duelo esta tarde y mañana se celebra una jornada de puertas abiertas".

"Estamos recibiendo muestras de apoyo de todas partes. La gente de a pie llama a la puerta y por teléfono y también hemos contestado llamadas de personalidades de la cultura y de la política de todo el mundo", ha explicado Rasell.

La familia quiere despedirse de Antoni Tàpies en la intimidad, de manera que todas las muestras de pésame públicas se dirigen a la Fundación Antoni Tàpies, que ha recibido llamadas del presidente de la Generalitat, Artur Mas; del conseller de Cultura, Ferran Mascarell; del director del Museo Reina Sofía, Manuel J. Borja-Villel; y de artistas como Carles Santos.

La Fundación Antoni Tàpies colocará un libro de condolencias en la sala principal para que los ciudadanos y las autoridades expresen su pésame.

En las paredes de esa sala estará colgada "Terrós" (1984) por expreso deseo de la familia, junto a otras obras de gran formato como "Llibre mur" (1990) y otras más pequeñas de gran valor artístico como "Figura sobre fusta cremada" (1947).

"Queremos reflejar su modo de trabajar y mostrar obras de todas las épocas porque Tàpies es una artista que ha atravesado generaciones, desde sus inicios influenciados por el surrealismo hasta su obra contemporánea", según Rasell.

"Tàpies conoció a Picasso y a Miró y trabajó con Brossa. Pero hoy no hemos perdido una parte de la historia porque él continuó más allá de su generación y evolucionó al margen de la modas", ha concluido la directora de la Fundación.

Rosa Díaz