Martes, 7 de Febrero de 2012

La vitrina de Bob Pop

·07/02/2012 - 08:19h

Demi no está para festivales, ahora que acaba de ingresar en el Cirque Lodge, en Sundance (Utah) para tratar de curarse de sus adicciones y de sus trastornos alimenticios. Demi está en buenas manos, porque nos consta que al Cirque Lodge también acudieron a curarse Lindsay Lohan, Eva Mendes y Mary-Kate Olsen; y mírenlas ahora que lozanas y qué bien están las tres. Ojalá a nuestra Moore le vaya tan bien y le quiten ese feo hábito de inhalar gas de la risa a solas en casa, no llenar la nevera y limitarse a tener el congelador lleno de hielos. Así no, Demi, así no.


EFE - Lo de la celebración del aniversario del reinado isabelino (segundo) es un no parar de jolgorios: primero fue plantar un árbol en Norfolk, después una misa y ahora, una edición conmemorativa de sellos y monedas. Que avisen cuando venga la conga, por favor.


EFE - En el carnaval de Viareggio, en Lucca, Italia, donde unas esculturas con pretensiones cómicas a modo de ninots falleros recorren las calles en desfiles de aspecto tan siniestro y sobrecogedor como esta estampa de la primera dama francesa con una repugnante réplica del exprimer ministro italiano: hay que reconocer que la cosa tiene muchísimo mérito y que los autores del engendro han logrado lo que parecía imposible: que la reproducción supere el enorme asco que ya nos daba el original.


AFP - Más Madonna, sí: porque estuvo enorme en el descanso –para otros– de la Super Bowl, porque arrasó con su tocado de Philip Treacy, sus trajes de Givenchy y un pelo buenísimo, al fin. Cierto es que Madonna estuvo a punto de romperse la crisma en uno de sus saltos acrobáticos, que M.I.A. casi logra eclipsar su maravilloso número con una peineta absurda y que en una de las volteretas laterales, la más grande (del pop) arriesgó demasiado y por poco no emuló el 'pezón–gate' de Janet Jackson pero a lo grande. Afortundamente, todo estuvo bajo control. Enorme.


Tres años después de que Frances Bean Cobain lograra que un juez dictara una orden de alejamiento de su madre, la viuda de Kurt Cobain, aparecen nuevos datos sobre las declaraciones ante el tribunal de la hija de Courtney y Kurt, que denunció los problemas de su madre con los fármacos legales –"Xanax, Adderall y otros medicamentos"– su hábito de fumar en la cama y quedarse con el cigarrillo encendido o los arranques obsesivos de mamá. Por supuesto que ya lo sospechábamos –eso, y más– pero tener las pruebas judiciales de este ‘remake’ de ‘Queridísima mamá’ con Courtney Love en el papel de Joan Crawford nos encanta, a qué negarlo.