Martes, 7 de Febrero de 2012

Homs agoniza tras cinco días de bombardeos del régimen sirio

El Ejército de Al Asad disparó ayer unos 300 obuses contra barrios habitados por civiles

EUGENIO GARCÍA GASCÓN ·07/02/2012 - 01:13h

Una niña de corta edad herida en el rostro y en el brazo, en el barrio de Baba Amro, en Homs, ayer. REUTERS

Abandonada a su suerte, la ciudad siria de Homs agoniza bajo la artillería pesada del régimen de Bashar al Asad. Sus desgraciados habitantes amanecieron ayer bajo el estruendo de varios centenares de obuses que cayeron sobre calles y casas, en un lugar donde literalmente "no hay dónde esconderse", señaló Paul Wood, el enviado especial de la cadena BBC a la ciudad. De los más de 60 sirios que, según la oposición, murieron ayer en todo el país, al menos 29 lo hicieron en Homs.

"¡¿Dónde está la Liga Árabe?! ¡¿Dónde?! ¡No podemos defendernos solos!", vociferaba fuera de sí una mujer de mediana edad en un pasillo de uno de los hospitales que los habitantes de Homs han improvisado y en donde falta de todo, empezando por las medicinas. Los muertos, amortajados a toda prisa, yacen allí cerca de los vivos; de niños como el que, según explicaba Wood, llegó ayer al centro "con media cara arrancada".

A los hospitales de la ciudad llegan niños con gravísimas heridas

El bombardeo contra Homs se centró en los barrios de Jalidiya, Baba Amro, Bayada y Bab Dreib, según la oposición. Sus activistas dijeron que el Ejército disparó más de 300 bombas que, de acuerdo con la versión del régimen, tienen como objetivo los desertores del Ejército Sirio Libre (ESL) que se refugian en ellos.

El ESL realiza numerosas operaciones contra el Ejército que también están causando víctimas. El clima de guerra civil es palpable y los testigos confirman, al menos parcialmente, una de las afirmaciones del régimen; es decir, que algunos de los muertos son soldados. El bloqueo infor-mativo impuesto por Damasco impide contrastar tanto las afirmaciones de la oposición como las del régimen.

Sin embargo, no queda duda de que los civiles de Homs están en medio de los combates y sufriendo bombardeos por quinto día consecutivo, ya sin la esperanza de que la ONU intervenga pronto y alguien los saque del infierno.

EEUU ha cerrado su Embajada en Damasco por "falta de seguridad"

"La única esperanza que teníamos era la ONU. Ahora, ¿quién nos va a ayudar?", se preguntaba Dani Abdel Dayem, un activista de Homs citado por BBC.

Los francotiradores

La respuesta, al menos de momento, es nadie. Los habitantes de Homs, sin electricidad, calefacción y sin apenas comida, no pueden ni aventurarse a salir de sus casas, por miedo a recibir un disparo de uno de los francotiradores que el régimen sirio ha apostado en los tejados de la ciudad.

En medio de la vorágine de violencia, EEUU anunció ayer el cierre de su Embajada en Damasco, una medida que llega después de que durante los últimos meses los norteamericanos hubieran reducido su personal diplomático al mínimo. El embajador Robert Ford y otros 17 diplomáticos han dejado ya la capital.

El cierre de esta Embajada abre interrogantes acerca de la posibilidad de que EEUU y sus aliados preparen una intervención militar tras el veto de Rusia y China a una resolución de condena en la ONU.

Distintos líderes occidentales han hablado durante los últimos días en un lenguaje críptico que abre muchas ventanas. El cierre de la Embajada de EEUU, sin embargo, se ha justificado de manera distinta. El Departamento de Estado alega que la ubicación del recinto es peligrosa puesto que se encuentra en una zona que puede ser objeto de un ataque suicida.

Aun más, los norteamericanos han señalado que temen un atentado por parte de Al Qaeda, que por ironías de la vida también es la bestia negra del régimen sirio. Damasco ha acusado a esa organización de estar detrás de los atentados que tuvieron lugar en la capital el 23 de diciembre y el 6 de enero contra edificios de las Fuerzas de Seguridad y los servicios de inteligencia sirios.

Reino Unido no ha cerrado su legación diplomática que seguirá operativa de momento, aunque Londres ha llamado a consultas a su embajador como repulsa a la represión en Siria.