Martes, 7 de Febrero de 2012

"Tengo siete familiares desaparecidos"

Declara cómo su asociación busca 111 cuerpos en un pueblo de Córdoba

Á. V. ·07/02/2012 - 03:31h

Rafael Espino Navarro, presidente de la Asociación de Aguilar de la Frontera (Córdoba), declaró ante el Tribunal Supremo que siete familiares directos suyos están desaparecidos. Son su abuelo paterno, un hermano, un primo y un sobrino de este, dos tíos abuelos maternos y su bisabuelo, que fue el último alcalde socialista de la localidad.

"Recurrimos a la Audiencia Nacional solicitando auxilio de la Justicia para aclarar el paradero de 111 personas, que desaparecieron entre el 18 de julio y septiembre de 1936. Todos ellos con nombre y apellido. También solicitamos abrir las fosas comunes donde estaban los cuerpos", explicó Espino.

La denuncia que en septiembre de 2008 presentaron en la Audiencia Nacional fue acompañada por "un testimonio presencial de cómo se habían producido los asesinatos y dónde estaban los cuerpos". El testigo, que sigue vivo, tiene "97 o 98 años", señaló Espino.

Su asociación se constituyó en 2006 y a la pregunta de, si antes de acudir a la Audiencia, lo había hecho ante otro juzgado, respondió: "Antes ni les dejaban inscribir la defunción, cómo iban a denunciar".

La primera exhumación la realizaron en mayo de 2010. Recuperaron 55 cuerpos, 48 varones y siete mujeres. Presentaban "dos tiros en la nuca, las manos atadas con alambre, estaban calcinados o fueron arrojados en sacos a la fosa", describió.

Más de 1.900 desaparecidos

Manuel Fernández Medina, presidente de la asociación catalana, denunció en 2006 la desaparición de ocho personas, que "no eran combatientes, sino obreros", y que fueron sacadas de la cárcel de Manresa para supuestamente ser llevadas a Barcelona. No se volvió a saber de ellos. Relató que en toda Catalunya se ha constatado la desaparición de 1.900 personas, que se enmarcan en las desapariciones forzadas que persigue la ONU.