Lunes, 6 de Febrero de 2012

Los padres mayores son más propensos a tener un hijo autista

Reuters ·06/02/2012 - 18:09h

Por Kerry Grens

Un estudio sobre familias de Dinamarca determinó que los hijos de padres mayores de 35 años son más propensos a sufrir un trastorno del espectro autista.

"La edad de los padres no haría sinergia. Es decir que tener una madre y un padre añosos no elevaría el riesgo más que si sólo lo es uno de los dos", dijo Marissa King, profesora de la Facultad de Administración de Yale, que no participó del estudio.

"Los datos demuestran que los padres añosos son más propensos a tener hijos autistas, pero no explican por qué", agregó.

Erik Thorlund Parner, de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Aarhus, en Dinamarca, señaló que si la causa fueran las complicaciones genéticas asociados con los espermatozoides o los óvulos envejecidos, tener ambos padres añosos debería elevar aún más el riesgo de que un hijo sea autista.

Aun así, el equipo de Parner no halló ese aumento al comparar a los niños con uno o con los dos padres añosos.

Los autores reunieron información de más de 9.500 niños de Dinamarca a los que se les había diagnosticado un trastorno del espectro autista.

Los hijos de padres de más de 35 años tenían hasta un 28 por ciento más posibilidad de recibir ese diagnóstico que los niños de padres menores de 35. La edad materna no modificó ese resultado.

Si los padres tenían más de 40 años, el riesgo de que tener un hijo con un trastorno del espectro autista era entre un 37 y 55 por ciento más alto que cuando los padres tenían menos de 35 años, e independientemente de la edad materna.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por su sigla en inglés), 10 de cada 1.100 niños tienen un trastorno del espectro autista. Si el riesgo creciera un 55 por ciento, por ejemplo, aquella cifra aumentaría a 15 de cada 1.100 niños.

En el caso de la edad materna, los hijos de mujeres mayores de 35 años eran entre un 21 y 37 por ciento más propensos a desarrollar autismo que los hijos de mujeres menores de 35, mientras que la edad de los padres no modificó este resultado.

Y los hijos de las mujeres de más de 40 eran entre un 28 y un 65 por ciento más propensos a tener autismo que los niños de las menores de 35, independientemente de la edad paterna.

"Nos sorprendió la ausencia de un efecto agregado de la edad de la madre y del padre. Realmente, no tenemos una explicación calificada para ese resultado", dijo Parner.

El equipo realizará un análisis aún más ambicioso de la relación entre el autismo y la edad de los padres con información de Dinamarca, Finlandia, Israel, Noruega, Suecia y la región oeste de Australia.

FUENTE: Annals of Epidemiology, online 24 de enero del 2012