Lunes, 6 de Febrero de 2012

El número de refugiados se duplica en Etiopía en sólo un año

El número de refugiados en Etiopía se ha duplicado hasta rozar los 310.000

MANUEL RUIZ RICO ·06/02/2012 - 03:13h

MANUEL RUIZ RICO - La refugiada somalí Fatuma Abdille sobrevive con su hijo en el campo de refugiados de Dollo Ado (Etiopía). afp

Desde el pasado viernes oficialmente ya no hay hambruna en Somalia, pero las nefastas consecuencias de esta crisis humanitaria siguen golpeando duramente no sólo a ese país, sino a la vecina Etiopía. Y es que si en los años ochenta las devastadoras hambrunas y el sangriento régimen comunista del teniente coronel Mengistu convirtieron a Etiopía en una sucursal del infierno en la Tierra, dos décadas más tarde el país se ha convertido en el destino de cientos de miles de personas que huyen en el Cuerno de África de la devastación, el hambre y la guerra. De esta forma, en apenas un año el número de refugiados en Etiopía se ha duplicado hasta rozar los 310.000, de los que más de la mitad es somalíe, según el balance sobre 2011 del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

El país recibió durante el año pasado una media superior a los 400 refugiados diarios, la mayoría somalíes (y además menores de edad) que escaparon de la hambruna declarada en julio y sudaneses huyendo de la guerra entre Sudán y Sudán del Sur, cuya fracasada independencia fue proclamada el 9 de julio de 2011, apenas nueve días antes que la hambruna.

Pese al fin de la hambruna en Somalia, la situación es crítica

Cuando 2011 echó a andar, Etiopía albergaba ya la nada desdeñable cifra de 155.000 refugiados. Sin embargo, para entonces no había llovido nada en Somalia en las dos últimas estaciones de lluvia, así que cuando el país comenzó el año ya tenía inoculada la pesadilla de la hambruna que estallaría a partir de junio. Entonces el éxodo hacia el país vecino fue masivo y más de 100.000 personas huyeron hacia Etiopía vía Dollo Ado para escapar del hambre.

Ya hay 186.000 somalíes en el país vecino. "Para darles alojamiento y atención, ha habido que construir en Dollo Ado, la vía de llegada a tierras etíopes, tres nuevos campamentos de refugiados en apenas cinco meses", detallan fuentes de Acnur. Todos estos campamentos tienen ya copada su capacidad.

Pero no sólo por el sur han llegado a Etiopía, también por el oeste. La independencia de Sudán del Sur del norte de Sudán, lejos de transcurrir de forma pacífica, llevó a ambos estados a mantener una ofensiva bélica en las zonas fronterizas, incluyendo bombardeos. El resultado se ha traducido también en un éxodo de refugiados huyendo de sus casas y dejándolo todo para salvar la vida.

La ONU cree que seguirán llegando sudaneses durante todo este año

Acnur calcula que unas 35.000 personas habrían cruzado la frontera desde entonces: "Más de 20.000 han sido realojados en campamentos de refugiados y se calcula que unos 15.000 habrían acampado en diversos territorios a lo largo de la frontera con Etiopía", aseguran fuentes de la organización internacional, que alertan de que "puesto que las causas de estos desplazamientos no han sido resueltas, la cifra de sudaneses seguirá aumentando durante este año".

Somalíes, sudaneses, casi 50.000 eritreos que han entrado por el este e incluso varios miles de keniatas desde el sur si los refugiados compusieran una ciudad en Etiopía sería la segunda más poblada del país, tras la capital Addis Abeba, un dato que habla con contundencia de la magnitud de esta tragedia humana.