Sábado, 4 de Febrero de 2012

"No podemos esperar a 2015; la transición debe ser hacia la victoria"

La exministra defendió una candidatura "libre de ataduras".

G. L. A. ·04/02/2012 - 22:32h

G. L. A. - Carme Chacón. laura león

"Resignarnos o avanzar" fue el dilema que Carme Chacón planteó a los delegados en su discurso como candidata, ante los que se presentó "con toda humildad, serena, consciente y libre de ataduras" para liderar el PSOE, según dijo en la única expresión que puede entenderse alusiva a los intentos de deslegitimarla por su origen catalán.

Chacón puso el acento en la idea de que ni el PSOE ni los españoles pueden "esperar a 2015" para reconstruir una alternativa socialista. "Yo no me presento para gestionar una travesía del desierto. La única transición en el PSOE debe ser la transición del PSOE hacia la victoria", enfatizó.

Y apeló a "la coherencia" para subrayar que, si los socialistas dicen "cambio" deben "hacer cambio" para "empezar de nuevo, sin demoras, transiciones ni interinidades", imagen que implícitamente intentó asociar a su persona.

Alternativa socialdemócrata

Planteó como reto fundamental recuperar "la coalición con la sociedad", con mención explícita a las ONG, asociaciones sociales de todo tipo y, singularmente, la UGT. Recordó, en este sentido, que los socialistas han "dejado de estar en la calle" y necesitan "al partido volcado en la sociedad". "Necesitamos más gente en el partido y más partido en la calle", exclamó.

El objetivo que marcó es "trazar con nitidez una alternativa de Gobierno socialdemócrata", pero, para el mientras tanto, abogó por una oposición "útil", aunque también "firme". Así, se comprometió a apoyar "la movilización social de quienes resisten a las contrarreformas de la derecha", si bien matizó: "No haremos oposición de resistencia, sino de alternativa".

Reivindicó su trabajo al lado de José Luis Rodríguez Zapatero como "lo mejor" que le ha pasado en política, con mención expresa a los avances sociales, en libertades y al final del terrorismo, a propósito del que hizo la única mención expresa a su contrincante, exministro del Interior.

En su propuesta de renovación del programa socialista, destacó la defensa de que las rentas del capital "paguen ya" lo mismo que las derivadas del trabajo y también la profundización en la laicidad. Asimismo defendió un ajuste fiscal con "plazos realistas" y adaptado a "las circunstancias de cada país", así como "un pacto social por el empleo". Y renovó su compromiso con la idea de una España plural al defender la necesidad de que el PSOE mantenga "la misma posición en todos los lugares de España", pero respetando "los acentos".

Un "liderazgo colegiado"

Chacón defendió un "liderazgo colegiado, compartido", en el que "se escuche desde los secretarios generales hasta el último militante". Así, proclamó: "Yo no he venido a decir esto lo arreglo yo', sino a decir que esto lo podemos levantar entre todos".

Y concluyó con el compromiso de que, fuera quien fuera el ganador de la votación que se celebró a continuación, "todos" se agruparán "a su lado" porque la unidad, según dijo, "es esencial". No obstante, apostilló que hay quien "cree que la democracia es contar militantes y la democracia es que los militantes cuenten".