Viernes, 3 de Febrero de 2012

La OTAN reforzará la lucha contra la infiltración en el ejército afgano

EFE ·03/02/2012 - 14:01h

EFE - El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen (izq), conversa con el ministro de Defensa canadiense, Peter Gordon MacKay (2º izq), con el secretario estadounidense de Defensa, Leon Panetta (c), y con el ministro de Defensa afgano, Abdul Rahim Wardak (dcha), antes del inicio de la reunión de los ministros de Defensa de la OTAN hoy, viernes 3 de febrero de 2012 en Bruselas (Bélgica).

Los países de la OTAN han acordado hoy elaborar un plan urgente para mejorar la lucha contra la infiltración de insurgentes en las fuerzas armadas de Afganistán, después del reciente asesinato de cuatro soldados franceses a manos de un uniformado afgano.

Las autoridades militares de la organización presentarán en un plazo de tres semanas una estrategia para reforzar la detección de posibles intentos de infiltración por parte de talibanes, según ha anunciado el ministro francés de Defensa, Gérard Longuet, y ha confirmado en una rueda de prensa el secretario general de la Alianza, Anders Fogh Rasmussen.

La idea, propuesta por Francia, ha recibido el respaldo de todos los responsables de Defensa del bloque reunidos hoy en Bruselas, ha indicado Rasmussen.

Por ahora, se desconoce si el soldado afgano en formación que acabó con la vida de cuatro militares franceses era un talibán infiltrado o actuó por su cuenta y por otros motivos, pero el suceso ha alimentado el debate sobre los procesos de reclutamiento de las fuerzas afganas.

Según fuentes de la OTAN, las autoridades afganas ya hacen un importante esfuerzo para detectar intentos de infiltración y utilizan, por ejemplo, datos biométricos o recaban información sobre los reclutas en sus lugares de origen.

A priori, el plan para reforzar esos análisis pasará por lograr un mayor esfuerzo de los servicios de inteligencia del país a la hora de dar luz verde a los nuevos soldados y policías, han indicado.

En los últimos años, la Alianza ha facilitado la formación de un numeroso cuerpo armado y policial en Afganistán, que debe permitir la salida progresiva de las fuerzas internacionales del país de aquí a finales de 2014.

Actualmente, las fuerzas de seguridad afganas cuentan con casi 320.000 efectivos, 176.350 en el Ejército y 143.000 policías.

Los planes establecen que a lo largo de este año la cifra total debería llegar a los 352.000, por lo que el reclutamiento continúa a gran ritmo.

Según ha reconocido hoy el ministro francés, el índice de infiltración es "cuantitativamente marginal", pero "en términos mediáticos es insoportable para la credibilidad" del Ejército afgano.

Aunque ha subrayado que "definitivamente" no hay una "infiltración sistemática" de talibanes en las fuerzas afganas, Longuet ha asegurado que "se puede hacer mucho más" para reducir los incidentes.

En los últimos dos años se han registrado decenas de ataques por parte de militares afganos en formación contra soldados de las tropas internacionales desplegadas en Afganistán, que en muchos casos se ocupan de su entrenamiento.