Jueves, 2 de Febrero de 2012

El paro empieza 2012 con un nuevo máximo

El número de parados creció el mes pasado en 177.470 personas, hasta los 4,6 millones. Se trata del segundo peor enero de la serie histórica

PÚBLICO.ES/AGENCIAS ·02/02/2012 - 09:02h

Como era fácil de prever, el año 2012 no ha empezado bien para el empleo. Este ha sido uno de los peores meses de enero (el segundo peor desde 1995, cuando comienza la serie histórica) en términos de paro registrado: el mes pasado, 177.470 personas más (un 4,01% más) pasaron a engrosar las listas del desempleo, hasta alcanzar los 4,6 millones de parados, un nuevo máximo, según los datos publicados ayer por el Ministerio de Empleo. Hay que remontarse a principios de 2009, un año que España pasó sumida en la recesión y la destrucción de empleo, para encontrar una subida mayor del paro durante un mes de enero. En esa ocasión, el paro creció en casi 200.000 personas.

El otro dato clave que se conoció ayer, la afiliación a la Seguridad Social, tampoco ofrece buenas perspectivas. El número de afiliados cayó en 283.648 personas y dejó un número total de ocupados de 16,9 millones de personas. Es la primera vez desde 2005, cuando arranca la serie histórica de afiliación, que el número de afiliados baja de los 17 millones de personas. El secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos, destacó que, desde julio de 2007, cuando la afiliación estuvo en su punto álgido, se han perdido 2,5 millones de ocupados, el 13,9% del total.

Es la primera vez desde 2005 que la cifra de ocupados baja de 17 millones

Para el economista jefe de Intermoney, José Carlos Díez, estos datos suponen volver a los niveles de destrucción de empleo de octubre y noviembre, después de que diciembre ofreciera un leve respiro. "Si seguimos a este ritmo, en un año podemos destruir 900.000 empleos", señala. Aunque la destrucción de empleo se parece a la de los peores momentos de la crisis, sus características son diferentes y la hacen, incluso, más perniciosa. "Al comienzo de la crisis, la destrucción de empleo estaba muy centrada en la construcción, ahora el virus ha mutado y es casi peor, porque la destrucción es ya generalizada", explica Díez.

Tanto el paro como la caída de la afiliación se extienden ya por todos los sectores y comunidades. Aunque en la construcción continúa el ajuste, es el sector servicios, que emplea a la mayor parte de la población activa en España, el que más parados arrojó en enero: 132.581 personas, un 5% más que en diciembre y un 10% más que hace un año. Entre los jóvenes menores de 25 años, el paro creció en casi 8.000 personas el mes pasado.

Ninguna comunidad autó-noma se libra de la subida del paro, ni en términos intermensuales ni interanuales. Curiosamente es en Euskadi y Navarra, las comunidades con la tasa de paro más baja de España, donde más ha crecido el desempleo en enero, un 7,2% y un 6,8%, respectivamente. No obstante, es Andalucía la que más volumen de paro arrastra: algo más de un millón de personas. Le siguen Catalunya y Madrid, que concentran también grandes cantidades de población.

Andalucía es la comunidad con más volumen de paro: un millón de personas

Estos datos llegan después de que la Encuesta de Población Activa (EPA) del último trimestre de 2011 revelara que ya existen 5,3 millones de personas en paro. Este desfase de algo más de 700.000 personas entre el dato de la EPA y el del paro registrado se debe a la forma diferente en la que se contabiliza el desempleo. En el caso del paro registrado, se cuenta únicamente a las personas que están apuntadas en los servicios públicos de empleo. La EPA está basada en encuestas que se realizan a miles de personas con preguntas sobre su situación laboral y que abarcan más que un mero registro. Por ejemplo, una persona puede estar en paro y buscando un trabajo, pero no registrada en el servicio público de empleo. Por eso, se considera que la EPA es el termómetro más fiel del mercado laboral.

Para la secretaria de Estado de Empleo, Engracia Hidalgo, las cifras justifican la reforma laboral que prepara el Gobierno. "Además de la profunda crisis económica que está viviendo este país, las reformas laborales del Gobierno anterior no han evitado que el despido sea el principal mecanismo de ajuste ante la caída de la demanda", afirmó.

Menos contratos

Los contratos de fomento del empleo caen un 67% en un año

En enero, se registraron algo más de un millón de contratos, un 6,9% menos que en el mismo mes del año pasado. De ellos, tan sólo el 7,3% del total, unos 75.899, fueron indefinidos. En un año, la contratación indefinida ha caído un 26%. En el caso de los contratos indefinidos de fomento del empleo, que extendió la reforma laboral de 2010, la bajada es más exagerada: desde enero del año pasado han caído un 67%. El grueso de la nueva contratación es temporal, aunque también cae un 5% en el año.

Unas 2,9 millones de personas cobraban una prestación de desempleo en diciembre (este dato va con un mes de retraso respecto al del desempleo). La mitad de los perceptores reciben ya sólo subsidios o ayudas no contributivas. La tasa de cobertura del sistema está en el 69,9%, es decir, casi siete de cada diez personas en paro reciben una prestación. Esta cobertura está algo más de diez puntos porcentuales por debajo que hace un año, porque el número de personas que agotan sus prestaciones es cada vez mayor.