Jueves, 2 de Febrero de 2012

La CNMV vigilará de cerca el canje de preferentes

No tolerará cambios por productos más complicados para el pequeño inversor

PILAR BLÁZQUEZ ·02/02/2012 - 03:55h

Entrada de la CNMV.

La carrera de las entidades financieras españolas por canjear las participaciones preferentes no ha pasado desapercibida para la Comisión Nacional de Mercado de Valores, según explicó ayer su presidente Julio Segura, tras la presentación del Plan de Actividades de la CNMV para 2012.

En el último año, el organismo ha iniciado seis expedientes sancionadores por estos productos. "Hemos encontrado algún tipo de defecto en la comercialización, aunque no es generalizado", comentó. No dio detalles, pero sí indicó que están relacionados con la información que se ofreció a los pequeños inversores del tipo de producto por el que se canjearon las preferentes.

La prohibición de apostar a la baja se levantará «en cuanto se pueda»

Desde el pasado octubre, la nueva regulación financiera (Basilea III) impide que los bancos las contabilicen como capital de máxima calidad. Desde entonces, han intentando cambiar estos activos por otros, en algunos casos, casi tan complicados o más que los primeros. "El saldo vivo actual de estos productos es de 11.300 millones de euros, frente a los 30.000 de hace dos años", explicó Segura. Caixabank informó ayer que su proceso de canje lo ha aceptado el 98,41% de los inversores.

De cara a 2012, la CNMV advierte de que vigilará las operaciones de este tipo y "no tolerará que se casen ofertas al 100% de valor nominal", ni por productos más complejos. Además, exigirá la máxima transparencia en los folletos informativos.

Respecto a las cuotas participativas de la CAM, Segura comentó que "los inversores han perdido la totalidad de su inversión".

En 2012, se legislará para reducir la influencia de las agencias de rating

La CNMV también advirtió de que "levantará la prohibición de ventas a corto en cuanto pueda", siempre que los mercados se tranquilicen.

Aun así, 2012 "va a ser un año muy intenso en regulaciones encaminadas a corregir los errores de la crisis", advirtió Segura. Entre las más importantes estarán la de regular la "excesiva dependencia de las agencias de rating" y la de dar más transparencia a los mercados oscuros.