Miércoles, 1 de Febrero de 2012

La Comisión Europea veta la fusión de las bolsas de Fráncfort y Nueva York

EFE ·01/02/2012 - 11:54h

EFE - El comisario europeo de Competencia, el español Joaquín Almunia. EFE/Archivo

La Comisión Europea (CE) ha vetado hoy la fusión entre las bolsas de Fráncfort y Nueva York al considerar que implantaría un "cuasi monopolio" en el comercio de derivados financieros europeos.

"Estos mercados están en el corazón del sistema financiero y es crucial para la economía europea que se mantenga la competencia", ha explicado en un comunicado el vicepresidente del Ejecutivo comunitario Joaquín Almunia.

La operación -llamada a crear la mayor bolsa del mundo por facturación, beneficio y capitalización bursátil- queda así bloqueada en virtud de las normas comunitarias de competencia tal y como se había venido anticipando.

Según ha indicado la CE, la unión entre las operadores de la bolsa neoyorquina, NYSE Euronext, y la alemana Deutsche Börse, pondría en las mismas manos más del 90 % del comercio global de derivados europeos.

"La investigación de la Comisión mostró que sería poco probable que nuevos competidores entrasen con éxito en el mercado para suponer una amenaza competitiva creíble a la compañía fusionada", ha explicado Bruselas.

NYSE Euronext y Deutsche Börse ofrecieron a la CE la venta de ciertos activos y otros compromisos para tratar de obtener luz verde, pero según la CE éstos no eran suficientes para resolver los problemas detectados.

"Tratamos de encontrar una solución, pero los remedios ofrecidos estaban lejos de resolver las preocupaciones", ha asegurado Almunia, responsable de Competencia en el Ejecutivo de la Unión Europea.

El pasado mes de diciembre, las autoridades responsables en Estados Unidos dieron el visto bueno a la fusión con la condición de que la alemana realizase algunas cesiones.

Se calcula que la nueva entidad habría tenido una cuota de mercado del 40 % en la negociación de derivados de EEUU, mientras que en Europa alcanzaría el 95 %.

Las dos sociedades acordaron unirse a principios del pasado año, con un pacto según el cual Deutsche Börse tendría el 60 % de la nueva empresa combinada y NYSE Euronext el 40 % restante.

Con la operación se creaba la mayor plataforma bursátil para colocar y negociar acciones y una empresa con una capitalización bursátil del 7.400 millones de euros (9.990 millones de dólares) y 7.000 empleados.

Cuando anunciaron su acuerdo, Deutsche Börse y NYSE Euronext esperaban tener una facturación conjunta de 4.100 millones de euros (5.400 millones de dólares) y un beneficio (Ebitda) de 2.100 millones de euros (2.700 millones de dólares).

Calculaban, además, que la fusión les permitiría ahorrar hasta 300 millones de euros (400 millones de dólares) en costes tres años después de ejecutarse la operación.

En las últimas semanas, sin embargo, la propia operadora de la bolsa de Nueva York había reconocido que lo más probable era que Bruselas frenase la fusión, anuncio que provocó caídas en su cotización.