Miércoles, 1 de Febrero de 2012

"Me han castigado por decir en público lo que pienso"

Javier Roca Sierra. Policía local de Madrid sancionado por hablar en una asamblea del 15-M

ELENA HERRERA ·01/02/2012 - 05:00h

Javier Roca.

Javier Roca, el policía local de Madrid expedientado por respaldar de forma pública al 15-M en una asamblea durante su tiempo libre, ha sido sancionado por el Ayuntamiento de la capital con la suspensión de empleo y sueldo durante cinco días. El consistorio le atribuye una falta gravede "abuso de atribuciones".

¿Cómo ha recibido la noticia de la sanción?

Cuando me dijeron que tenía que cumplir cinco días de suspensión de empleo y sueldo, entregué la placa, el carnet y la pistola. Sabía que esto iba a pasar, pero no deja de fastidiar. Siento que me han castigado por expresar en público lo que pienso y lo que siento. Supongo que son las reglas del juego del Ayuntamiento de Madrid. Ahora me toca cumplir, durante estos cinco días no seré policía.

¿Ha calculado qué coste económico tendrá?

No, porque no sé muy bien como se hace. Mi mujer está en paro desde hace tiempo, así que, si antes no llegábamos a fin mes, ahora menos.

¿En algún momento se ha arrepentido de lo que hizo?

No. No me arrepiento en abso-luto. En esa asamblea dije lo que dije con mucha rabia contenida. Sólo estaba defendiendo los valores de igualdad, justicia y libertad en los que creo.

Durante este tiempo, ¿ha seguido participando en el Movimiento 15-M?

"Volvería a decir todo lo que dije hasta quedarme sin voz"

Desde aquel día, no he cambiado en absoluto. He intentando seguir despertando a través de todo lo que veo. La situación actual me reafirma aún más en lo que dije. He seguido yendo a concentraciones y actos en Madrid. El 15-M me carga las pilas, me hace sentir muy identificado. Estaba mejor callado, pero lo que está en juego es mucho, nada más y nada menos que el futuro del planeta. Volvería a decir todo lo que dije hasta quedarme sin voz.

La falta tipificada como "abuso de atribuciones" es la misma que se imputó a los tres agentes expedientados por las cargas en las marchas durante la Jornada Mundial de la Juventud y que fueron absueltos.

Sí. Es paradójico. No tiene nada que ver una cosa con la otra, pero supongo que de alguna forma me tenían que callar.