Jueves, 4 de Octubre de 2007

El silencio de los socios de ANV

Guillermo Malaina ·04/10/2007 - 23:45h

Acción Nacionalista Vasca -partido para el que Batasuna pidió el voto en las elecciones municipales y forales de mayo- ha comenzado a percibir la amenaza de su eventual ilegalización. Vive una paradoja. Se niega a condenar los atentados tras la ruptura de la tregua, pese a que en sus estatutos, que datan del año 1977, "repudia" expresamente la violencia.

Y además observa con temor la Ley de Partidos, cuya aplicación podría borrarle del marco político justo ahora, cuando ha alcanzado la mayor cota de poder en sus casi 80 años de historia. ANV gobierna 45 municipios del País Vasco y Navarra: 24 con mayoría absoluta, 12 en minoría y 9 mediante pactos de gobierno con EA, Aralar, EB o Zutik.

Los socios de ANV en los ayuntamientos prefieren no pronunciarse ante la hipótesis de que haya un atentado mortal de ETA y la izquierda abertzale no lo condenase. Rafa Larreina, secretario de Organización de EA -gobierna con ANV en Azpeitia, Deba o Zumaia-, rechaza adelantarse a los acontecimientos, y denuncia la actitud del PP, que, a su juicio, "saca la Ley de Partidos sólo con objetivos electorales".

"No vamos a entrar en su juego. Lo que a nosotros nos interesa es solucionar los problemas de los ciudadanos. En EA hacemos política con una base fundamental: la defensa de los derechos humanos sin excepciones", agrega.

EB sólo tiene un pacto de gobierno con ANV, en Arrasate, y apoya la alcaldía de la izquierda abertzale en Legazpi, aunque sin ninguna atadura política. Un portavoz de la coalición recuerda que EB llegó a un acuerdo para gobernar en Arrasate "con una candidatura del todo legal.

Hay un gobierno que funciona, que trabaja por el municipio, y eso es lo que importa". "El Gobierno negoció con ETA y Batasuna, ¿y ahora tenemos que ser nosotros los que digamos que vamos a romper con ANV?", se pregunta.

Fuentes de Aralar, que llegó a pactos con ANV en Antzuola, Azpeitia, Aretxabaleta y Bergara, se pronuncian en el mismo sentido. "No vamos a entrar en el juego del PP", aseguran para, acto seguido, significar: "De todas formas, ilegalizarla no traería nada bueno. Ya tienen experiencia en eso".

Situación delicada

La ilegalización de ANV no supondría la inmediata pérdida de su representación, ya que se daría una situación similar a la que vivió Batasuna, que tras la aplicación de la Ley de Partidos en marzo de 2003 conservó sus cargos en todas las instituciones hasta la celebración de las siguientes elecciones.

No obstante, en ANV son conscientes de que la situación es más delicada cada día que pasa y que un atentado mortal, máxime en el actual periodo preelectoral, podría desencadenar su condena definitiva.

En este contexto cabe interpretar el anuncio hecho hace un par de días por su presidente, Kepa Bereziartua. Abrirá una ronda de contactos "amplia y plural" con sindicatos, organizaciones sociales y partidos políticos, incluido el PSOE, para recabar su "posicionamiento y su grado de compromiso respecto a la Ley de Partidos" ante la "amenaza de ilegalización" que pende sobre la formación.

LA ESTRATEGIA DE ETA

Los próximo pasos que dará ANV

  • RONDA DE PARTIDOS
    Esta formación de la izquierda abertzale ha anunciado su intención de abrir una ronda de contactos con partidos políticos, sindicatos y organizaciones sociales para fijar su postura ante la Ley de Partidos. Teme su ilegalización tras las declaraciones en este sentido de miembros del PSOE.
  • EL CONGRESO
    ANV celebrará este cónclave el próximo 27 de octubre con el objetivo de aprobara una nueva ponencia política y renovar los cargos electos del partido. El documento presentado por el comité saliente será una actualización del aprobado hace cinco años.

 

Noticias Relacionadas