Jueves, 4 de Octubre de 2007

Arranca la ACB con la sombra de McDonald de fondo

La ACB da hoy el pistoletazo de salida con los casos de los matrimonios de convivencia aún por resolver.

NOELIA ROMÁN ·04/10/2007 - 22:37h

Tal y como estaba previsto en el calendario, la Liga ACB comenzará hoy. Lo hará revolucionada por el caso McDonald, herida por un escándalo que tendrá repercusiones, pero con un acuerdo de mínimos propiciado por el Consejo Superior de Deportes (CSD), que decidió intervenir para evitar males mayores.

A última hora de ayer, la ACB, la Federación Española de Baloncesto y la Asociación de Jugadores de Baloncesto (ABP) accedían a rubricar la propuesta del CSD, que invitaba a crear una comisión para estudiar los casos de los jugadores asimilados, ya sea por la vía del matrimonio o por otra, para determinar la validez de su situación.

"Un buen acuerdo"

Esta comisión, que se constituirá hoy mismo en la sede del propio Consejo, será la encargada de decidir si Will McDonald, el pívot estadounidense del Tau que ha dado origen al conflicto destapado por Público, obtendrá la licencia para figurar en las filas del Baskonia. Su caso y el de los otros cinco jugadores asimilados que se encuentran en idéntica situación serán los primeros en pasar por la mesa de esta nueva comisión, que estudiará toda la documentación presentada por los clubs y decidirá sobre su validez.

La propia comisión determinará la validez de la asimilación y, de considerarla fraudulenta, retirará la licencia del jugador. La retirada de la licencia impedirá jugar tanto en la ACB como en la LEB.
El acuerdo alcanzado ayer permite continuar jugando a los extranjeros que ya lo hacían como asimilados, pero estudiará los casos susceptibles de sospecha. "Consideramos que hemos firmado un buen acuerdo; estamos satisfechos", señaló José Luis Llorente a este diario.

Nuevo convenio

El presidente de la ABP también mostró su satisfacción por otra de las contrapartidas obtenidas: el compromiso de abrir inmediatamente las negociaciones para un nuevo convenio, que establecerá el nuevo marco en el que se moverán los clubs.

La ABP había expresado su disgusto por el hecho de que la ACB, habiendo incumplido el acuerdo en vigor, haya acabado obteniendo parte de los objetivos que pretendía. Sin embargo, Liga, había decidido transigir con algunas de sus pretensiones para asegurarse un convenio futuro más favorable a sus intereses. "Nosotros siempre hemos pretendido que se respetasen las normas establecidas, estén o no estén bien casados los jugadores. Que cada cual integrase el cupo que le correspondía. Y lo hicimos así para evitar problemas jurídicos", apuntó Llorente. "El baloncesto español atraviesa un magnífico momento y todos debemos contribuir a proteger su imagen y credibilidad", explicó Jaime Lissavetzky, presidente del CSD.

Noticias Relacionadas