Jueves, 26 de Enero de 2012

Estudio detecta signos tempranos de autismo en cerebro de bebés

Reuters ·26/01/2012 - 17:54h

Por Kate Kelland

Los niños que desarrollan autismo ya muestran signos de respuesta cerebral diferente en su primer año de vida, indicaron el jueves científicos en un estudio que en el futuro podría ayudar a los médicos a diagnosticar previamente el trastorno.

Investigadores británicos estudiaron a 104 bebés a los 6 a 10 meses de vida y luego nuevamente cuando tenían 3 años, y hallaron que aquellos que desarrollaron autismo en ese lapso tenían patrones inusuales de actividad cerebral como respuesta al contacto visual con otra persona.

Los resultados sugieren que mediciones cerebrales directas ayudarían a predecir el riesgo futuro de autismo en bebés de apenas 6 meses de edad, dijo Mark Johnson, de la Universidad de Londres, quien dirigió el estudio.

El autismo, que afecta a alrededor del 1 por ciento de las personas del mundo, incluye una serie de trastornos que van desde el retraso mental y la incapacidad profunda para comunicarse a síntomas relativamente más leves como los que presentan quienes padecen síndrome de Asperger.

Entre los patrones más característicos de la condición se encuentran los problemas de comunicación y la dificultad para socializar. Los médicos ansían encontrar formas de diagnosticar el trastorno lo antes posible, para poder intervenir y ayudar a los niños autistas a lidiar con él.

La conducta autista característica no suele aparecer antes de los 2 años y los diagnósticos firmes suelen hacerse recién luego de esa edad.

"Dado que no hay buenos signos conductuales a esa edad tan joven (menos de 1 año), queríamos ver si, midiendo la actividad del cerebro de una forma más directa, podríamos detectar señales de advertencia más tempranas", explicó Johnson.

Su equipo observó a bebés con mayor riesgo de desarrollar autismo más adelante en sus vidas porque tenían un hermano o hermana con la condición.

Los investigadores usaron sensores pasivos ubicados en el cuero cabelludo para registrar la actividad cerebral mientras los bebés observaban rostros que los miraban o los esquivaban.

Los bebés que luego se desarrollaron normalmente presentaron una clara diferencia en la actividad cerebral en respuesta a un rostro que los observaba, comparado con uno que los evitaba.

En cambio, la mayoría de los bebés que luego desarrollaron síntomas autistas mostraron una diferencia mucho menor en la actividad cerebral cuando alguien hacía contacto visual con ellos y luego los evitaba.

Los investigadores advirtieron, no obstante, que los indicadores predictivos no fueron 100 por ciento precisos, dado que el estudio halló casos de bebés que no mostraban diferencias en la actividad cerebral y que luego no fueron diagnosticados con autismo y viceversa.

Johnson indicó que los resultados eran el primer paso hacia un diagnostico previo del autismo, aunque se necesitan más estudios para confirmar y fortalecer estos indicadores de actividad cerebral temprana.