Jueves, 26 de Enero de 2012

Antonio López considera que "bajo el sol nada es feo, todo es hermoso"

EFE ·26/01/2012 - 16:24h

EFE - El pintor Antonio López impartió hoy un taller con los alumnos de dibujo de la Universidad de Navarra, en el Día del Dibujo del centro académico, en el que ha señalado que no hay ciudades feas, porque "bajo el sol, nada es feo, todo es hermoso, y todo es verdad, porque el hombre mismo lo ha hecho".

El pintor Antonio López ha mantenido hoy un encuentro con los estudiantes de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Navarra, a los que ha señalado que no hay ciudades feas, porque "bajo el sol, nada es feo, todo es hermoso, y todo es verdad, porque el hombre mismo lo ha hecho".

El artista manchego, protagonista hoy del Día del Dibujo del centro académico, ha impartido en primer lugar una sesión sobre la figura humana a los estudiantes de la asignatura de Análisis de Formas, y posteriormente ha recorrido las mesas de dibujo para intercambiar impresiones con los universitarios.

La presencia del pintor, maestro del hiperrealismo, en el aula de dibujo, ha despertado una gran expectación entre los estudiantes y sus profesores, que se han arremolinado en torno a López mientras éste recorría las mesas y se detenía para dar consejos a algunos jóvenes.

Han sido muchos los alumnos que han podido mostrar sus obras al pintor y escuchar sus recomendaciones sobre la técnica empleada o el modo de desarrollar los dibujos, algunos de los cuales, ha confesado después en rueda de prensa, eran "realmente malos", aunque también se ha preguntado "quién sabe lo que es bueno o no".

Entre los dibujos, López se ha llevado un retrato suyo hecho por una alumna de tercero de Medicina, a la que no obstante ha aconsejado que no copie de fotografías y lo haga de modelos vivos para captar mejor la "esencia" de las personas.

El artista se ha mostrado muy contento tras el encuentro de hoy con los universitarios y ha resaltado, bromeando: "Todas las experiencias son buenas, si se sobrevive a ellas".

López ha subrayado que disciplinas como la arquitectura, la pintura, la escultura o la música son "hermanas" porque trabajan básicamente con los mismos elementos.

Además, ha asegurado que le causa "verdadero asombro" la utilidad inmediata que tiene la arquitectura para la vida del hombre: "Me parece que le aporta algo tan sumamente especial y que la hace tan diferente a todos los demás lenguajes del arte, que la convierte en algo distinto".

"Cuando ves con emoción una obra de arquitectura, notas que surge del mismo lugar sensible del hombre, como necesidad y posibilidad de crear belleza", ha declarado el pintor, quien ha comentado que en la arquitectura existe algo que supera lo meramente ornamental o estético y que "tiene que ver con lo emocional".

Esa faceta, ha dicho, "le da una complejidad a la arquitectura que a mí me deja completamente hechizado, me produce mucho enamoramiento".

El artista manchego ha destacado en ese sentido que se ha pasado "media vida" pintando edificios y ciudades, "a veces feas", pero "bajo el sol nada es feo, todo es hermoso y todo es verdad, porque el hombre mismo lo ha hecho", aunque a veces sea "con unos motivos tramposos".

López, quien ha aseverado que le gusta la juventud, porque "tiene algo para la persona mayor maravilloso, su pura presencia", ha apuntado que algunos dibujos no eran muy buenos, aunque ha restado importancia a estas valoraciones estéticas, porque "hemos hecho una medida de las cosas a lo mejor muy tendenciosa".

Por eso, ha resaltado, le gusta ver incluso los malos dibujos si están hechos por jóvenes, porque son "algo puro, de una persona que se inicia, con dificultad, y eso es algo sagrado, porque en el mundo profesionalizado ves tanta mentira, tanta impostura, que es una maravilla ver algo que comienza".