Miércoles, 25 de Enero de 2012

De Guindos recupera los "brotes verdes" de Salgado

Pese a la recesión, el ministro de Economía asegura que a finales de año "veremos la luz"

PUBLICO. ES / EUROPA PRESS ·25/01/2012 - 09:42h

"No es la motosierra por la motosierra". El objetivo de cumplimiento del déficit para 2012, fijado en el 4,4% del PIB, sigue siendo a día de hoy irrenunciable. Eso fue lo que dijo Luis de Guindos, ministro de Economía, en en el programa de Los desayunos de TVE. Pero si la UE se muestra más flexible o cambia sus previsiones de crecimiento, entonces la cosa puede cambiar, vino a decir de Guindos.

El ministro reconoció que los recortes no ayudan al crecimiento y que a corto plazo no dan resultados, pero cree que "de todo se sale" y citó medidas que a su juicio compensarán ese frenazo en la economía: "La reducción del déficit es imprescindible porque eso genera confianza, pero tenemos que compensar la contracción que vamos a sufrir a través de politicas económicas como la reforma laboral, la reforma del sistema financiero o la política de privatización de bienes y servicios". 

Pese a las dicultades evidentes, de Guindos se mostró optimista y aventuró que a final de este año empezará a verse una luz al final del túnel. Una nueva versión de "los brotes verdes" de Zapatero. "Tras unos semestres que no van a ser fáciles, yo soy optimista. Pero la historia de la española desde la Transición es una historia de éxitos, y estoy seguro de que va a volver a ser así".

Restó importancia a las previsiones del FMI —"también se equivoca"— sobre el desbocamiento del déficit en 2012, que según este organismo llegará al 6,8%: "Sabemos que no será fácil, pero es nuestro compromiso". Sobre la magnitud de los futuros recortes se remitó a los próximas estimaciones de crecimiento económico para ver cuáles son las posibilidades reales de cumplir el déficit o no. 

Y ahí, en el control del déficit, van a jugar un papel importante las comunidades autónomas. En su opinión, sería "perfecto" que los controles a las cuentas autonómicas se hicieran cada tres meses, pero en todo caso ha dicho que deben ser controles "suficientes" porque lo que hay ahora no ha funcionado a la vista de la desviación de los objetivos de déficit público de las comunidades.

El ministro reconoció que los recortes ya han costado medidas "dolorosas" como el recargo temporal en el IRPF. En ese sentido De Guindos descartó una subida del IVA y la implantación por ahora del copago —o repago— sanitario.

La reforma laboral

Se refirió también a la reforma laboral, de la que dijo que es el "punto clave" para generar confianza, incluso más importante si cabe que el ajuste presupuestario que España debe llevar a cabo, habida cuenta de que el país tiene una tasa de paro del 22%. En este sentido, recordó que España ha sido el país donde más se ha deteriorado el mercado laboral durante la crisis, más incluso que en los países que han tenido que ser rescatados.

De Guindos señaló que la reforma laboral del Gobierno introducirá cambios en la negociación colectiva y simplificará la "selva incomprensible" de contratos que hay en España, pero no hasta llegar a un único contrato. "Yo cuando hablé de eso me refería a un contrato con cláusulas iguales para todos los jóvenes", precisó en alusión a la polémica que generó su artículo de opinión en The Wall Street Journal.

Para el ministro, que ha precisado que el coste del despido no es el principal problema, el acuerdo salarial alcanzado entre sindicatos y empresarios es positivo y una buena "plataforma de salida" para la reforma del mercado laboral que está diseñando el Gobierno y que entrará en todos aquellos aspectos en los que los agentes sociales no han sido capaces de llegar a acuerdos.


Noticias Relacionadas