Martes, 24 de Enero de 2012

Médicos no detectan anormalidades que captura la cápsula endoscópica

Reuters ·24/01/2012 - 18:45h

Por Amy Norton

Un equipo halló que cuando 17 médicos observaron imágenes tomadas por una cápsula endoscópica, detectaron menos de la mitad de las anormalidades del intestino delgado en una pantalla.

Para los autores, esto es un mensaje para los médicos que deben revisar las imágenes de las cápsulas endoscópicas: hay que tomarse más tiempo.

En una endoscopía por cápsula, el paciente traga una videocámara del tamaño de una píldora que va tomando imágenes del intestino delgado. Las imágenes se transmiten a una pequeña grabadora que el paciente utiliza durante ocho horas. La cámara se expulsa por la materia fecal entre las 12 y 48 horas posteriores.

Este procedimiento se utiliza para detectar la causa de un sangrado "oscuro" en el aparato digestivo. Es el sangrado que no se puede diagnosticar con una colonoscopía o una endoscopía tradicional.

El problema es que los catéteres que se utilizan para esos dos procedimientos no llegan hasta la mitad del intestino, que extendido mide unos 4,5 metros. De modo que la cápsula, aprobada en Estados Unidos en el 2000, es una herramienta para observar esa porción del intestino.

Aun así, poco se sabe sobre cómo los médicos leen las imágenes que captura la cápsula, según comentó el doctor Eric Goldberg, autor principal del estudio.

Eso es importante porque una sola cápsula captura 50.000 imágenes para que los médicos observen, lo que aumenta el riesgo de pasar por alto alguna anormalidad.

"Estamos mirando 50.000 imágenes en entre 30 minutos y 1,5 horas. De modo que la pregunta es si las estamos mirando demasiado rápido", dijo Goldberg, gastroenterólogo y profesor asistente de la Facultad de Medicina de la University of Maryland, en Baltimore.

Para el estudio publicado en American Journal of Gastroenterology, el equipo de Goldberg les pidió a 17 endoscopistas que observaran 24 "clips"; 18 mostraban anormalidades del intestino delgado, como lesiones vasculares que pueden provocar hemorragias.

Los médicos evaluaron imágenes en los cuatro modos de lectura más utilizados. Con tres de esos modos, detectaron entre un 43 y un 47 por ciento de anormalidades, comparado con apenas un 26 por ciento con el cuarto modo.

"Esto nos abre los ojos. El mensaje es que debemos tomarnos más tiempo para revisar las imágenes", dijo Goldberg.

Las ventajas de la cápsula endoscópica son que "no es invasiva y es segura".

El procedimiento, que cuesta unos 1.000 dólares, se utiliza principalmente cuando fallan otros mecanismos estandarizados para detectar sangrados digestivos. También se puede aplicar para diagnosticar la enfermedad de Crohn, una condición autoinmune que lesiona las paredes intestinales.

FUENTE: American Journal of Gastroenterology, online 10 de enero del 2012