Martes, 24 de Enero de 2012

¿Quién se acuerda de 'Tintín', 'Drive', 'J.Edgar' o 'Shame'?

La Academia de Hollywood se olvida de las películas de Spielberg y de Eastwood y de actores como Ryan Gosling y Michael Fassbender

EUROPA PRESS/PÚBLICO.ES ·24/01/2012 - 19:45h

Los académicos de Hollywood han decidido los protagonistas que acudirán el próximo 26 de febrero al Teatro Kodak con la ilusión de recoger un Oscar o varios. Pero también han decidido, por omisión, aquellos que este año tendrán que ver la gala desde sus casas.

Entre los ninguneados destacan dos pesos pesados del imperio cinematográfico estadounidense como Steven Spielberg y Clint Eastwood.

En el caso del primero su ambicioso proyecto en 3D de Las aventuras de Tintín no se ha colado en la terna de candidatas a mejor película de animación y eso que hace unas semanas se alzó con el Globo de Oro en esta categoría. Con el reportero rubio fuera de juego, crucemos los dedos para que la española Chico y Rita, de Fernando Trueba y Javier Mariscal, se imponga a Kung Fu Panda 2, El gato con botas, Rango y Un gato en París.

'J. Edgar' de Eastwood no logra ni una sola candidatura

Tampoco el veterano Eastwood ha podido esta vez acudir a su tradicional cita con la estatuilla de mano del primer director del FBI. Su clásico biopic J. Edgar no ha recibido ni una sola nominación y tendrá que conformarse este año con lo que coseche en la taquilla. Ni siquiera la interpretación soberbia de un transformado e hinchado Leonardo Di Caprio ha recogido el favor de los académicos.

Otra de las películas que ha recibido una gran acogida por parte de crítica y público pero olvidada por la Academia ha sido Drive. La historia del solitario conductor con tintes ochenteros de Nicolas Winding Refn ha pasado desapercibida. Tan solo se lleva una nominación secundaria en la categoría técnica de sonido.

Ryan Gosling y Michael Fassbender, dos de los actores de moda, se quedan sin nominación

Fuera de las nueve nominadas a mejor película y con Winding Refn también fuera de los cinco candidatos a mejor director, quedaba la esperanza de ver como se reconocía el notable trabajo de Ryan Gosling o de un magistral Albert Brooks. Pero ni por esas.

Algo parecido se podría decir de Shame, la cinta que trata un tema incómodo como es la adicción al sexo, que se ha ido de vacío. A estas alturas sería bastante simplón pensar que precisamente su temática es lo que ha lastrado a la cinta de Steve McQueen. En todo caso, Michael Fassbender estaba en casi todas las quinielas, pero finamente se ha quedado fuera. Carey Mulligan, magnifica tanto en una (Drive), como en otra (Shame), también optará a nada.

Otra que no tiene ni una nominación que llevarse a la boca es Melancolía. Aunque bien es cierto que lo de la cinta apocalíptica de Lars Von Trier se veía venir. Y no es por lo de sus gracietas sobre Hitler en Cannes. Simplemente no estaba en las quinielas.