Martes, 24 de Enero de 2012

La UE castiga a Irán con un embargo petrolero por su programa nuclear

El régimen de Teherán mantiene su amenaza de cerrar el estrecho de Ormuz si se perjudica la venta de su crudo

DANIEL BASTEIRO ·24/01/2012 - 03:12h

Barcos de pesca frente a petroleros que cruzan el estrecho de Ormuz, en el golfo Pérsico, en aguas de los Emiratos Árabes Unidos. K. Jebreili / AP

La Unión Europea decidió ayer imponer un embargo a la importación de petróleo iraní como respuesta al programa nuclear del Gobierno de Mahmud Ahmadineyad. La Alta Representante para la Política Exterior, Catherine Ashton, lo describió como una medida "de presión a Irán para que vuelva a la mesa de negociaciones" sobre el enriquecimiento de uranio con fines armamentísticos.

Sin embargo, más que un incentivo diplomático, el gesto constituye una represalia en toda regla ante una falta de cooperación de Teherán que los funcionarios europeos consideran casi definitiva.

Sólo el 5% del crudo que importa la UE procede de Irán, aunque la cifra varía según el país. España es uno de los países "que más se va a sacrificar", ya que compra a Teherán "el 20%" de su crudo, según aseguró ayer el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo. El porcentaje aumenta hasta 35% en el caso de Grecia, el país que hasta el último minuto fue el principal escollo del acuerdo.

¿Qué consecuencias tendrá el embargo para Irán? Según el Gobierno iraní, los efectos se dejarán sentir más en Europa y EEUU, a pesar de que Teherán exporta el 20% de su crudo a la UE, su segundo mejor cliente tras China.

"Si se produce cualquier disrupción en la venta del petróleo iraní, el estrecho de Ormuz se cerrará definitivamente" y "ni Estados Unidos ni sus aliados serán capaces de abrirlo", aseguró Mohammad Kossari, miembro del comité parlamentario de Exteriores y Seguridad Nacional. El portavoz del ministerio de Asuntos Exteriores, Ramin Mehmanparast, aseguró que las sanciones son "injustas" y "condenadas al fracaso".

Washington celebra la decisión de Bruselas de vetar la compra de petróleo

"Los responsables europeos y otros países bajo presión de Estados Unidos deberían tener en cuenta sus intereses nacionales", en lugar de "ayudar a Estados Unidos a alcanzar sus objetivos secretos", afirmó Mehmanparast.

El cierre del estrecho de Ormuz podría desencadenar una grave crisis en la región, ya que Estados Unidos ha asegurado en numerosas ocasiones que no está dispuesto a permitirlo por su impacto en el comercio global y los precios del petróleo.

Por su parte, Ali Fallahian, diputado y exministro iraní a cargo del espionaje, aseguró que Teherán podría cortar el suministro de manera inmediata para dar al traste con el periodo transitorio pactado por los 27 hasta que encuentren otras fuentes de suministros. Según él, el petróleo iraní no se quedará sin clientes.

Arabia Saudí, socio de EEUU en la región, será el más beneficiado

Informe del OIEA

El último informe del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), de noviembre, advierte de los progresos del programa nuclear y de la falta de cooperación de Irán con sus técnicos y responsables. Algunas estimaciones creen posible que Teherán disponga del arma nuclear el próximo año.

Ante esas previsiones, Angela Merkel, Nicolas Sarkozy y David Cameron lamentaron que "los dirigentes iraníes no hayan restablecido la confianza de la comunidad internacional sobre la naturaleza exclusivamente pacífica de su programa nuclear", según un comunicado conjunto.

"No aceptaremos que Irán se dote del arma nuclear" y "amenace nuestra paz y seguridad", advirtieron los jefes de Gobierno alemán, francés y británico, que denunciaron además "la exportación de la violencia y la amenaza" desde Teherán al resto de la región.

El embargo no fue la única sanción de entre las decididas ayer, todas ellas celebradas en Washington. La UE bloqueará activos en Europa del Banco Central de Irán, prohibirá parcialmente las operaciones con esa institución y también el comercio de oro, metales preciosos o diamantes. Las medidas europeas se suman a una larga lista de sanciones decretadas por EEUU o la ONU y que incluyen la prohibición de venta de material que pueda utilizarse para el desarrollo de energía nuclear.

Garantías para Atenas

El acuerdo fue posible tras las garantías aportadas a Grecia de que obtendrá petróleo a precios razonables para sustituir las importantes exportaciones de Irán, a las que de otro modo no podría renunciar por la grave situación económica que atraviesa el país. Aunque ya no se podrán firmar nuevos contratos, los socios de la UE tendrán hasta final de año para liquidar los que están en vigor y buscar nuevos productores.

Grecia pierde el 35% de su importación y es el país de la UE más afectado

El principal beneficiado del embargo será sin duda Arabia Saudí, socio estratégico de Estados Unidos en la región y uno de los pocos que mantiene a raya las manifestaciones democráticas de la llamada Primavera Árabe iniciada hace un año en Túnez.

Está por ver si el acuerdo de ayer será el germen de un nuevo problema en la región. "Es improbable", aseguró un diplomático comunitario en conversación con este diario. "El lenguaje bélico parece precisamente eso, sólo palabras para el consumo interno", aseguró en referencia a la actitud de Teherán. "A EEUU, y especialmente a Barack Obama, no le conviene un nuevo conflicto ahora, en pleno periodo electoral, pero, si se produce, no dudará en utilizarlo al máximo y con la máxima dureza", añadió.

Por si acaso, en los últimos días se ha intensificado el movimiento de las unidades militares desplegadas por los países occidentales, comenzando por Estados Unidos, como señal de advertencia ante cualquier decisión de Irán. El Gobierno de Ahmadineyad cuenta todavía con aliados cono Rusia, que a través de un comunicado consideró "un grave error" el embargo europeo.