Lunes, 23 de Enero de 2012

El impuesto a la cama solar tiene poco efecto en EEUU

Reuters ·23/01/2012 - 18:29h

Por Andrew M. Seaman

Aunque un nuevo impuesto federal del 2010 en Estados Unidos apuntó a reducir la cantidad de clientes de los salones de bronceado, sólo una minoría de los comercios sufrió esa pérdida. En la mayoría de los casos, a los clientes no les importó el aumento de los costos.

La aplicación del impuesto nacional del 10 por ciento a los salones de bronceado fue parte de la reforma del sistema de salud estadounidense llevada a cabo en el 2010. Se elaboró según los impuestos al tabaco, y lo justifican las pruebas científicas de que el bronceado artificial puede causar cáncer de piel.

Un equipo de Illinois entrevistó a los dueños o los empleados de 308 salones de bronceado del estado sobre cómo había cambiado el negocio desde la imposición del impuesto en julio del 2010. Uno de cada cuatro respondió que había disminuido la clientela, pero la mayoría dijo que nada había cambiado.

El equipo de la doctora June Robinson, de la Facultad de Medicina Feinberg de la Northwestern University, en Chicago, explica que los dueños de los salones pueden absorber el costo del impuesto, lo que va en contra de su valor persuasivo.

Un 80 por ciento de los salones había transferido a los costos el 100 por ciento del impuesto, mientras que otro 7 por ciento lo compartía con sus clientes.

"El estudio determinó que el impuesto al uso de las camas solares se implementó según lo esperado: la mayoría de los clientes está pagando el impuesto", escribe el equipo en Archives of Dermatology.

Casi el 80 por ciento de los salones respondió que los clientes se oponen al impuesto, pero una cantidad similar aseguró que a los clientes no les importa demasiado. El 68 por ciento de los dueños o de los empleados de los salones se oponen al impuesto.

En octubre último, el Servicio de Impuestos Internos de Estados Unidos tuvo problemas para implementar el gravamen y los ingresos no alcanzaron los 200 millones de dólares esperados para el año fiscal 2011 (entre el 1 de octubre del 2010 y el 30 de septiembre del 2011).

En la primera mitad del año fiscal, el impuesto sólo permitió recaudar 36,6 millones de dólares.

Varias instituciones, como la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos y la Organización Mundial de la Salud, impulsaron la prohibición de las camas solares para los menores.

"Ahora, la población está empezando a valorarlo y quieren proteger a los menores", dijo el doctor Steven Wang, dermatólogo del Centro de Oncología Memorial Sloan-Kettering, de Basking Ridge, en Nueva Jersey.

La principal preocupación, según indicó Wang, es que el bronceado artificial promueve la aparición de cánceres de piel como el melanoma y los tumores no melanoma. "Para que el cuerpo esté bronceado, debe soportar un daño", agregó.

Según la Sociedad Estadounidense de Oncología, este año se les diagnosticará cáncer de piel a más de 81.000 estadounidenses (76.000 serán melanomas) y más de 12.000 morirán por un tumor cutáneo.

Wang explicó que, a diferencia del sol, las luces que utilizan las camas solares son UVA, que son los rayos que inducen el daño del ADN que produce cáncer. "Cuanto antes comienza la exposición, más aumenta el riesgo", finalizó Wang.

FUENTE: Archives of Dermatology, enero del 2012