Lunes, 23 de Enero de 2012

Interior sostiene que ETA quiere seguir en estado "latente"

Fernández Díaz afirma que los detenidos en Francia reconstruían el aparato logístico

PEDRO ÁGUEDA ·23/01/2012 - 19:22h

EFE - El ministro del Interior, Jorge Fernández, (a la derecha) junto al consejero catalán del ramo, Felip Puig. -

Los tres últimos miembros de ETA detenidos en Francia tenían por misión reconstruir el aparato logístico de la organización para mantenerlo "en estado latente", según aseguró ayer el ministro del Interior. Para Jorge Fernández Díaz, eso no significa más que la banda "tiene ahora su capacidad operativa mermada por la acción del Estado, pero no ha desaparecido y sigue existiendo". Tras conocer el análisis de la situación que realiza la cúpula antiterrorista, Interior sigue adelante con la reducción del número de escoltas, aunque su "fundamental" motivación sea, según el ministro, "la situación económica" que vive España.

El aparato logístico tiene la misión de armar a los comandos, pero también se ha encargado de facilitar el alojamiento y suministrar documentación falsa al resto de militantes en la clandestinidad, como sigue ocurriendo con los cerca de 60 que las Fuerzas de Seguridad ubican aún al otro lado de la frontera. Tras la detención de Jon Etxeberria, Iñigo Marco Sancho y Rubén Rivero, Interior informó de que transportaban material susceptible de ser utilizado en la elaboración de artefactos explosivos y la falsificación de documentos. De ser los encargados de la reconstrucción del aparato logístico, ETA llevaría casi un año de retraso. La última detención de un jefe de esa estructura se remonta a marzo de 2011, cuando fueron arrestados Alejandro Zobaran y su segundo, Mikel Oroz, en una mugrienta vivienda de Francia, cerca de Bélgica.

Cartas en los comercios

En el intento de mantener un aparato logístico "latente", Fernández Díaz incluyó una supuesta campaña de extorsión en Navidad a comerciantes por parte del "entorno de la banda". El ministro no ofreció detalles, pero fuentes de la lucha anti-terrorista en Euskadi consultadas aclararon que se trata del "aguinaldo" que los jóvenes radicales piden cada navidad para los presos de ETA y sus familias, principalmente en Gipuzkoa.

Este año, el sobre que dejan para recoger días después incluía una carta "en tono muy amable", destacando la necesidad de ayudar a los presos en el escenario abierto tras el anuncio de ETA del fin de la violencia. No todos los comerciantes pagan y no constan actos de acoso o violencia en represalia, según las mismas fuentes. Fernández Díaz se reunirá hoy con el consejero de Interior vasco, Rodolfo Ares, quien asegura que la extorsión de ETA ha cesado por completo.

Noticias Relacionadas