Lunes, 23 de Enero de 2012

El tipo de envase mejora el uso de pantalla solar en los niños

Reuters ·23/01/2012 - 17:59h

Por Kerry Grens

Un estudio realizado en Australia demostró que los niños que usaban pantalla solar de un envase con dosificador eran los que más crema se aplicaban, aunque seguía siendo la mitad de la dosis recomendada para que estuvieran totalmente protegidos.

"Como (esa cantidad) no es suficiente para prevenir las quemaduras solares, también será insuficiente para prevenir el cáncer de piel y otros daños solares", dijo Abbey Diaz, autora principal del estudio e investigadora de la Universidad Tecnológica de Queensland.

Los resultados también demuestran que los niños tendían a usar más pantalla solar cuando tenían que apretar el envase para aplicarla que cuando el aplicador era a bolilla.

El equipo de Diaz realizó un experimento con 87 estudiantes, a los que les pidieron aplicarse todos los días una pantalla con factor de protección solar (FPS) 30; el experimento duró tres semanas.

Cada semana, los niños usaron un sistema de aplicación distinto: a bolilla, dosificador a bomba o un envase para apretar. Al inicio y al final de cada semana, el equipo pesó los envases para calcular la cantidad de pantalla solar utilizada.

El dispensador a bomba fue el aplicador con más éxito: los niños se aplicaron 0,75 mg/cm2 de piel, comparado con 0,57 mg con la botella para apretar y 0,22 mg con el aplicador a bolilla.

Los niños se aplicaron la pantalla solar en una capa de 0,48 mg/cm2 de piel, mucho más delgada que los 2 mg utilizados para determinar el FPS de estos productos.

"Dado que ése es apenas un cuarto de la cantidad recomendada para evaluar el FPS, aun cuando se use una pantalla solar con FPS alto, los niños no estarán bien protegidos y, bajo una falsa sensación de seguridad, pasarían bajo el sol más tiempo del que deberían", dijo Diaz a Reuters Health.

El uso de capas más delgadas de estos productos también reduce su efectividad en la prevención del daño cutáneo que provoca cáncer, según explicó la experta.

Los autores señalan en el artículo publicado en Archives of Dermatology que Australia posee las tasas más altas de cáncer de piel del mundo.

"Esto demuestra el valor de la pantalla solar", dijo el doctor Ron Moy, presidente de la Academia Estadounidense de Dermatología y dermatólogo de Beverley Hills. Pero, "en la vida real, la población no está utilizando cantidades suficientes de estos productos", agregó.

Moy comentó que lo ideal es colocar en una mano una cantidad de pantalla solar similar a una pelota de golf para aplicar sobre todo el cuerpo.

Otra recomendación de Diaz fue utilizar una dosis similar a la de una cuchara de té para cada extremidad, la espalda y el torso, y la mitad de esa cantidad para la cara y el cuello.

"Los padres deben utilizar también otras medidas de protección, como la ropa y los sombreros", dijo David Buller, director de investigación de Klein Buendel, una organización dedicada a la educación para la salud, y que no participó del estudio.

"Además, hay que volver a aplicar" la pantalla solar porque su efecto se desvanece ante el contacto con el agua y el paso del tiempo.

FUENTE: Archives of Dermatology, online 16 de enero del 2012