Domingo, 22 de Enero de 2012

Genio en cualquier hábitat

Guardiola: "La línea entre la derrota y la victoria es muy pequeña, lo hemos visto aquí"

ALBERTO CABELLO ·22/01/2012 - 23:49h

ALBERTO CABELLO - Camacho y Piqué pugnan por un balón aéreo. afp

Dando botecitos al balón por el túnel de vestuarios de La Rosaleda se marchó el chico para el que ya el diccionario de sinónimos ha quedado agotado. Se llevaba otra vez más, y ya van 15, la pelota a casa después de un partido colosal ante el Málaga.

Suena a rutina que Leo Messi marque tres goles con el Barcelona. Esa es casi la normalidad de un genio de un fútbol como él. Lo que otros no consiguen en toda su carrera, el argentino lo ejecuta con una apariencia de lo más normal. Después de poner en pie a la grada malagueña se marcha bota que bota como hacen millones de niños después de su partido con los amigos.

Marca pocosde cabeza, pero cuando lo hace son espectaculares

Y resulta difícil quedarse con alguno de los tres. Quizá el más llamativo el de cabeza, porque no se prodiga, aunque con un remate con la testa certificó la tercera Copa de Europa del Barcelona ante el Manchester United. Puede que lo más noticiable fuera marcar lejos del hábitat del Camp Nou. Antes del partido de este domingo sólo había conseguido uno. "Lo más importante era ganar hoy, más que mis goles, por lo difícil que es ganar acá. No es fácil jugar como visitante, pero hoy hicimos un gran partido", afirmó el argentino en los micrófonos de Canal + nada más terminar el encuentro.

Messi firma su mejor registro goleador en una primera vuelta, con 22. En la pasada temporada llegó hasta lo 15 y hace dos, a los 12.

"Obviamente nos cansamos todos los partidos porque son exigentes pero estamos acostumbrados a jugar cada tres días. Esperamos recuperar bien y estar de la mejor manera para afrontar un partido complicado como el clásico", dijo sobre la cinta ante el Real Madrid del miércoles.

Ya son 15 los hat 'tricks'que ha conseguido con el Barcelona

Leo fue la guinda para otro pastel delicioso del equipo de Guardiola. Con Xavi, Puyol y Cesc en el banquillo, el Barcelona mantuvo intacta la circulación de pelota y lo que es más importante aún, la velocidad. A pesar del resultado contundente, el técnico azulgrana no vio un partido cómodo: "Si no llega a ser por las paradas de Víctor al principio..." La interpretación de Pellegrini, técnico del Málaga, hizo autocrítica. "Hemos tenido muchos errores". Y eso no tiene cura ante el Barcelona: "Sin llegar mucho, ganaba 0-3 a los 50 minutos".

Guardiola también apeló a la prudencia. "En el fútbol, la línea entre la derrota y la victoria es muy pequeña". El balance de la primera vuelta lo nota. "Nos hemos dejado puntos en campos que no son sencillos para nosotros como Valencia o Cornellá. Este grupo lleva ya algunos años ganando y es normal que haya determinados momentos en que no se tenga un buen partido", apuntó el entrenador barcelonista.