Sábado, 21 de Enero de 2012

Los científicos aceptan la censura temporal del 'supervirus'

Los investigadores dan una tregua de 60 días para que se convoque una reunión internacional

PÚBLICO ·21/01/2012 - 08:30h

Escuela egipcia durante la crisis del H5N1. AFP

Los científicos del supervirus han dado marcha atrás. Después de batallar por su derecho a publicar los resultados de un estudio que destripaba los secretos de la transmisión del virus de la gripe aviar H5N1, frente a la oposición del Gobierno de EEUU, los investigadores publicaron ayer una carta en la que aceptan dar una tregua de 60 días en las investigaciones para que se convoque un "foro internacional" donde se discuta este asunto. "Somos conscientes de que nosotros y el resto de la comunidad científica necesita explicar claramente los beneficios de esta importante investigación y las medidas adoptadas para reducir los posibles riesgos", dicen.

Los investigadores explican en su carta, publicada en la web de la revista Science, que las pandemias de gripe son uno de los grandes desafíos de la política de salud pública en todo el mundo, y el mayor problema es que "se sabe muy poco" sobre la transmisión de este virus en humanos. Dos centros de referencia en este tema el Erasmus Medical Center de Roterdam, y la Universidad de Wisconsin (EEUU) descubrieron los mecanismos de transmisión del H5N1 al hurón, que reproduce el contagio de gripe entre humanos. Cuando ambos estudios estaban listos para publicarse en las revistas Nature y Science, un consejo asesor de bioseguridad del Gobierno de EEUU pidió a las dos revistas que no publicasen los trabajos por miedo a que fueran usados por bioterroristas.

El experimento revela cuántas infecciones son necesarias para que el supervirus pueda transmitirse por vía aérea entre hurones, así como los cambios genéticos necesarios para el salto evolutivo.

"A pesar de los beneficios que estos estudios tratan de ofrecer a la salud pública, el miedo a que este tipo de virus pueda escapar de los laboratorios ha generado un intenso debate público", reconocen los investigadores, que aseguran que los experimentos han sido supervisados y controlados por personal altamente cualificado. "Somos conscientes de que las organizaciones y gobiernos necesitan tiempo para encontrar la mejor solución", concluyen.