Viernes, 20 de Enero de 2012

El Liceo trae al Martín i Soler más accesible con "Il burbero di buon cuore"

EFE ·20/01/2012 - 15:39h

EFE - El músico Jordi Savall. EFE/Archivo

"Il burbero di buon cuore" se presentará el 27 de enero en el Liceo de Barcelona para mostrar la contemporaneidad y accesibilidad musical de Vicent Martín i Soler, el músico español coetáneo de Mozart más importante de su época, según el responsable musical del montaje, Jordi Savall.

Se trata de un "dramma gioccoso" en dos actos de 1786, que se estrenó en Viena con dos meses de diferencia de "Le nozze di Figaro", una de las obras más populares de Mozart, con quien el valenciano mantuvo una carrera paralela de éxitos en la segunda mitad del siglo XVIII, como favoritos de reyes y emperadores de toda Europa.

A pesar de aquellas glorias, Martin i Soler (1754-1806) ha sido olvidado injustamente por el gran público. "Si hubiera sido alemán sería más conocido", ha insistido el director musical, quien, a pesar de subrayar que la música del valenciano está lejos de la genialidad del autor de "La flauta mágica", su obra tiene el suficiente interés para ser más representada.

En esta línea de recuperar las óperas del valenciano, el Liceo ha optado ahora por el montaje de esta obra, que parte de un libreto inspirado en una exitosa comedia de Goldoni ("Le bourru bienfaissant") y que la directora de escena, Irina Brook, ha situado en un modesto establecimiento actual, a medio camino entre un hostal y una fonda.

La ópera, que se podrá ver los días 27, 29 y 31 de enero, y el 2, 4 y 6 de febrero, es un montaje coproducido con el Teatro Real de Madrid.

"Il burbero di buon cuore" forma parte de la trilogía vienesa de Martín i Soler y, con este estreno, el Liceo cumple su objetivo de haberla presentado completa. Le antecedieron "L'Arbore di Diana" en 2009 y "Una cosa rara" en 1970.

Para Savall, esta comedia sobre un personaje explosivo pero de gran corazón y la relación que mantiene con su familia burguesa ofrece un abanico de personajes que refleja todo el espectro humano al que Martín i Soler sabe otorgar brillantemente su esencia lírica.

Para el director del montaje, el compositor valenciano destacó especialmente por su facilidad para encontrar los caracteres de los personajes desde el punto de vista melódico y por la forma en que introdujo elementos de la música popular en sus óperas, lo que hacía que sus "arias" fuesen muy del gusto de los espectadores.

"Creó una nueva forma de hacer ópera, es nuestro compositor de ópera más importante de la época; nuestro Rossini, no nuestro Mozart", ha aseverado.

Irina Brook ha señalado por su parte que ha sido lo más fiel posible al texto del libreto de Lorenzo Da Ponte -libretista también de Mozart-, aunque se haya tomado la licencia de situar la acción en el tiempo actual.

En su opinión, es como el guión de una película de Woody Allen, una pequeña historia llena de escenas cotidianas que resulta "cien por cien moderna".

Brook ha destacado el perfil marcado de los personajes, en algunos casos muy cinematográficos, como el del protagonista, interpretado por el bajo barítono zaragozano Carlos Chausson, casi recién salido "de una película de Scorsese".

Para Chausson será su primer gran papel en el Liceo y por primera vez estará en el camerino número 1 del teatro desde que debutó en 1984 con Tosca, ha dicho entre risas.

El cantante ha reconocido que hay pocas obras en las que el protagonista sea un bajo barítono, por lo que ha asegurado sentirse "muy emocionado" con este montaje.