Jueves, 19 de Enero de 2012

Píldora Roche contra melanoma dispara crecimiento otros cánceres

Reuters ·19/01/2012 - 14:48h

Por Julie Steenhuysen

Un nuevo estudio ayuda a explicar por qué hasta un tercio de los pacientes con melanoma que toman la píldora de Roche Holding Zelboraf desarrollan una forma menos letal de cáncer de piel conocida como carcinoma cutáneo de células escamosas, e incluso apunta a una posible solución al problema.

Los investigadores dijeron que combinar medicamentos como Zelboraf, que bloquea una mutación genética conocida como BRAF, con un segundo fármaco para el melanoma que apunta a otra variación llamada MEK ayudó a solucionar el problema en ratones de laboratorio.

GlaxoSmithKline ya presentó resultados alentadores en un ensayo que combinó medicamentos que bloquean tanto la variación MEK como la BRAF, y el estudio demostró por qué ese dúo sería más efectivo y tendría menos efectos colaterales que los fármacos que apuntan a cada mutación por separado.

MEK y BRAF son mutaciones del mismo sendero usado por el cáncer para incentivar el crecimiento tumoral.

"La combinación de inhibidores de BRAF y MEK brinda una mejor respuesta, y también previene la emergencia de estos tumores secundarios", dijo el profesor Richard Marais, del Instituto de Investigación del Cáncer en Londres, cuyo estudio aparece en New England Journal of Medicine.

Cerca del 50 por ciento de los pacientes con melanoma tienen la mutación BRAF y pueden ser tratados con vemurafenib. Pero los médicos notaron que muchos de esos pacientes desarrollaban otro tipo de cáncer de piel llamado carcinoma cutáneo de células escamosas, que tiene que ser removido quirúrgicamente.

Para comprender el motivo de este cáncer secundario, el equipo -que incluyó a investigadores de la University of California en Los Angeles, de Roche y de Plexxikon de Daiichi Sankyo- estudió tejido del cáncer de células escamosas de 21 pacientes con melanoma maligno que habían sido tratados con vemurafenib en un ensayo clínico.

El equipo halló que alrededor del 60 por ciento también tenía mutaciones RAS, probablemente provocadas por exposición al sol, que podrían predisponerlos al carcinoma de células escamosas. Y, a diferencia de las células del melanoma, cuando las RAS son expuestas a un inhibidor de BRAF, suelen crecer.

"No es que estos fármacos (los inhibidores de BRAF) sean promotores de tumores. Lo que hacen es acelerar el crecimiento de tumores preexistentes pero asintomáticos presentes en la piel de pacientes que son susceptibles a esta enfermedad", explicó Marais.

El tratamiento con un inhibidor de MEK bloquea este efecto colateral, agregó.

Pruebas en ratones de laboratorio revelaron que aquellos animales con ambos tipos de cánceres de piel que eran tratados con una combinación de medicamentos contra la mutación BRAF y la MEK tenían menos lesiones. Y hay indicios de que el proceso funcionaría en las personas.

En junio del 2011, GSK presentó los primeros datos de su combinación de inhibidores de BRAF y MEK en un encuentro de la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica.

"Una de las cosas que hallaron es que los pacientes tenían menos lesiones de piel. Realmente funciona en las personas", dijo Marais.

El experto indicó que los resultados llevarían a más compañías a combinar sus inhibidores de BRAF y MEK.

"No sólo brindará la mejor respuesta, sino que no generará eventos secundarios", añadió el investigador.

El melanoma afecta a nivel mundial a casi 160.000 personas nuevas cada año. Es un tipo de cáncer grave, que puede expandirse rápidamente a los órganos internos y cuya supervivencia promedio es de seis a nueve meses.

Zelboraf fue desarrollado en sociedad con Daiichi Sankyo y es el segundo fármaco autorizado para tratar el melanoma en los últimos meses.

Previo al 2011, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA por su sigla en inglés) no había aprobado una nueva medicina para el melanoma en 13 años.