Jueves, 19 de Enero de 2012

"Al madridismo no le escucho"

Mou se defiende y Pep disfruta: "Alexis me ha robado el corazón"

GONZALO CABEZA / AGENCIAS ·19/01/2012 - 01:23h

Cristiano es feliz cuando delante sólo tiene un campo abierto, un lugar donde correr que finalice en una portería. Ese es su hábitat natural, los espacios constreñidos le aturden como si tuviese claustrofobia. Y eso fue lo que le concedió Mourinho. Una táctica en la que la velocidad de los tres de arriba iba a ser la única manera de atacar el espacio de Cristiano. El luso, además, tenía mucho que demostrar. No es extraño que se le mire más que a nadie en el equipo, se le supone la estrella y esta, en los partidos grandes, es cuando tiene que brillar.

Los tres goles que había marcado hasta ayer eran un magro balance para alguien obligado a ser desequilibrante. Mourinho sabe del sufrimiento de su pupilo cuando Messi y el Barcelona aparecen en escena. No es casualidad que en la previa saliese de nuevo en su defensa como si se tratase del patriarca que tiene que defender a la prole, llegando a decir que el que criticase a Cristiano iba a tener problemas con él.

Pep: "Planteamos el partido para hacer goles y para no perder la cabeza"

El técnico le concedió una táctica en la que pudo maximizar su velocidad. Y le respondió. Fue en el minuto diez, un balón largo de Benzema buscando la izquierda, uno de tantos, en el que Cristiano, un dechado de fe, corrió hasta encontrarse solo con Pinto, y resolvió sin mucha confianza y con algo de ayuda del portero.

En la táctica que propuso Mourinho hubiese entrado Di María, otro galgo feliz en los espacios abiertos. Ni siquiera en el banquillo. En un clásico dentro de los clásicos, Pepe volvió a la polémica. Dio un pisotón a Messi en la mano y se mostró sobrerrevolucionado.

Mourinho se defendió: "Yo entiendo al madridismo, pero no escucho. Yo soy el responsable". Y añadió: "La final de Copa tenía muchos padres y de las derrotas el único padre soy yo". Y no varió el discurso: "Un 1-0 al descanso era perfecto para nosotros. Nos hacen un gol al salir del descanso antes de que nos diese tiempo a sentarnos en el banquillo, pues eso nos afecta psicológicamente, claro. No nos podemos comer goles a balón parado como el que hemos recibido".

"Cristiano fue el mejor de nuestro equipo", comentó el técnico blanco

Guardiola admitió que sus jugadores le comentaron el comportamiento de Pepe. El técnico azulgrana remitió a las imágenes televisivas en las que se ve cómo simula agresiones, golpea a Busquets estando derribado o pisa la mano de Messi cuando estaba tendido en el césped: "Me han dicho que se ha visto todo por televisión. Mis jugadores me han comentado algo pero yo no lo he visto".

"El primer sorprendido de tantas victorias en el Bernabéu soy yo. Pero para mí lo más importante es que juguemos bien", confesó Guardiola. "Alexis me ha robado el corazón. No es fácil llegar nuevo a Barcelona solo. Renunció a muchas cosas por venir al Bar-ça. Va en profundidad como nadie, tiene gol, es fuerte en el uno contra uno, es muy humilde y querido".