Jueves, 19 de Enero de 2012

Madera literaria para avivar el 15-M

Una arquitecta y un filósofo, Cristina García Rosales y Manuel Penella, publican Palabras para indignados (Mandala Ediciones)

E. H. ·19/01/2012 - 09:51h

EFE - Miles de indignados reunidos en la Puerta del Sol de Madrid en mayo de 2011.-

Sus autores aseguran que no es otro libro más sobre la historia del 15-M, ni un ensayo económico surgido de las reivindicaciones de los indignados. Una arquitecta y un filósofo, Cristina García Rosales y Manuel Penella, empezaron a hilar sus Palabras para indignados (Mandala Ediciones) al calor de las primeras protestas en la Puerta del Sol Madrid, tras haber leído el panfleto ¡Indignaos! con el que el nonagenario Sthépane Hessel llamó a la sublevación.

Ahora, definen a su criatura como "una invitación a creer que la verdadera revolución empieza por uno mismo". "Damos apuntes históricos, soluciones filosóficas, invitamos a la reflexión", amplía García Rosales sobre el libro, que se volverá a presentar hoy en el Ateneo de Madrid en un acto en el que se debatirá sobre el movimiento y en el que también estarán presentes la escritora Fanny Rubio e integrantes del 15-M.

Escrito a cuatro manos, el texto invita a la reflexión ciudadana

Baile de acontecimientos

Salpicado de citas históricas, el texto, en palabras de su coautora, intenta reflejar "los acontecimientos que nos han llevado hasta aquí", a un momento, insiste, en el que "el verdadero problema no es la crisis, sino el sistema", como en tantas ocasiones han repetido los indignados.

La segunda pieza es un conjunto de ideas sobre cómo llegar al "auténtico cambio pacífico", siempre situando al ser humano en el centro. Sus autores abogan por una "revolución humanista" que vaya más allá de la política, la economía o el comercio. "Las cosas se cambian empezando por uno mismo, apostando por la educación laica y universal, el amor como motor de cambio, la solidaridad, el decrecimiento o la palabra", asegura García Rosales.

Pero ¿por qué escribir de nuevo sobre los indignados? "Porque han tenido las agallas suficientes como para oponerse al sistema establecido", concluye García Rosales, su coautora.