Miércoles, 18 de Enero de 2012

Moscú vetará en la ONU una intervención militar extranjera contra Siria

Rusia acusa a Occidente de traficar con armas para la oposición

EUGENIO GARCÍA GASCÓN ·18/01/2012 - 20:26h

REUTERS - Manifestación contra el régimen sirio en Marat al-Numan, el martes.-

Moscú confirmó su intención de bloquear en el Consejo de Seguridad de la ONU cualquier resolución cuyo fin sea permitir una intervención militar en Siria, una posibilidad que se estudia en medios políticos desde el domingo, cuando el emir de Qatar se mostró favorable al envío de una fuerza árabe para acabar con el régimen del presidente Bashar al Asad.

El ministro de Exteriores ruso, Sergei Lávrov, explicó que su país puso el lunes en circulación en la sede de la ONU un borrador de resolución que se opone a cualquier intervención extranjera en Siria, un texto que ha sido rechazado por los países occidentales con el argumento de que no condena lo suficiente al régimen sirio.

La posibilidad de enviar una fuerza árabe ya se estudia en Naciones Unidas

"Si alguien intenta usar la fuerza a cualquier precio... nosotros no podremos evitar que eso ocurra, pero que lo hagan por su propia iniciativa y sobre su propia conciencia, porque no obtendrán ninguna autorización del Consejo de Seguridad", advirtió Lávrov. Tanto Rusia como China han impedido hasta ahora que avancen en Nueva York los planes occidentales contra Siria.

La política occidental ha rechazado hasta ahora dialogar con el régimen de Al Asad, que en su intento de acallar las protestas a toda costa ha desa-tado una represión en la que han muerto 5.000 personas, según la ONU. La oposición, integrada en gran parte por la corriente islamista de los Hermanos Musulmanes, mucho más radicales que los de Egipto, se niega también a hablar con Damasco. Occidente parece partidario de implantar una democracia a cualquier precio en Siria, lo que podría ser contraproducente, como ya ha ocurrido en Irak.

Reunión islamista

"El Consejo de Seguridad no dará luz verde", advierte el ministro Lávrov

Precisamente, el diario Al Sharq al Awsat ha informado de la celebración del Primer Encuentro Islámico Sirio que tuvo lugar en Estambul "por primera vez desde hace muchos años", y en el que participaron las distintas "corrientes islamistas". El primer punto en el que se pusieron de acuerdo los participantes fue el de rechazar el "diálogo" con el Gobierno sirio.

El dirigente de los Hermanos Musulmanes Riyad al Shaqfa declaró que el régimen sirio está buscando meter "miedo" a la gente cuando advierte del supuesto riesgo que entrañaría un Gobierno islamista en el país. Al contrario, añadió Shaqfa, los islamistas quieren cooperar con las restantes minorías.

En cuanto a Lávrov, el ministro ruso acusó a Occidente de negarse a ver los ataques de la oposición que, por medio del Ejército Sirio Libre, integrado por desertores, lleva a cabo a diario operaciones armadas contra el Ejército regular. Y añadió que Occidente "está colaborando con la oposición en el tráfico de armas".

Desde el martes, según la oposición, han muerto al menos 40 personas

Según Rusia, Occidente "está soslayando la pregunta más importante", dijo Lávrov. "¿Por qué se calla ante las acciones de la oposición extremista contra edificios administrativos, hospitales y escuelas?".

Sobre el terreno, el martes murieron en toda Siria más de 30 personas y este miércoles más de diez, según informaron activistas de la oposición.

Las mismas fuentes dijeron que se ha declarado un alto el fuego en la ciudad balneario de Zabadani, a 40 kilómetros de Damasco. El Ejército del régimen de Bashar al Asad ha sacado de nuevo los tanques y los rebeldes han abandonado las calles de la localidad.